• jueves 08 de diciembre del 2022

'Ánimas en pena de Inisherin', un drama cargado de humor como retrato del alma irlandesa

img

   Colin Farrell, Brendan Gleeson, Kerry Condon y Barry Keoghan exhiben su talento en el nuevo trabajo de Martin McDonagh

   VALLADOLID, 28 Oct.

   A través de un drama cargado de humor sobre una amistad que se trunca de súbito con secuelas traumáticas, el directivo Martin McDonagh expone un retrato del alma de Irlanda en los años 20 del pasado siglo en 'Ánimas en pena de Inisherin', película que se ha anunciado este viernes fuera de certamen en la 67 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).

   Con un fuerte reparto encabezado por Colin Farrell --que ganó la Copa Volpi en Venacia por esta actuación-- y Brendan Gleeson, y completado por Kerry Condon, Barry Keoghan, David Pearse, Pat Shortt, Gary Lydon y Jon Kenny, 'Ánimas en pena de Inisherin' ('The Banshees of Inisherin') explora la verdad irlandesa de esos años de guerra civil tras la independencia de Reino Unido entre los republicanos del IRA y los incondicionales del Estado Libre en el imperio británico. McDonagh, popular por efectuar la oscarizada 'Tres avisos a las afueras', ha dirigido y escrito este largometraje de prácticamente 2 horas de duración.

   En una pequeña isla en frente de la grande de Irlanda, sus pobladores viven ajeno de la guerra civil, pero no extraños a ella, víctimas de la dificultad de la política de su país que los transporta aun a anhelar los tiempos "mucho más fáciles en que solo había que matar ingleses", como reconoce en un instante del metraje el jefe de la policía local, Peadar Kearney (Gary Lydon).

   En este contexto, el simplón de Pádraic Súilleabháin (Colin Farrell), un ganadero no sobrado de entendederas que vive con su hermana Siobhán (Kerry Condon), asiste como cada día a ámbas a buscar a su amigo Colm Doherty (Brendan Gleeson) para ir juntos al pub, pero está con que éste se niega a abrirle la puerta.

   Después los dos van a coincidir al lado de una pinta de cerveza y va a ser ahí en el momento en que Colm le confiese a Pádraic que no quiere su amistad pues dejó de caerle bien y su compañía le resulta hastiada en un instante en que desea explotar lo que le queda de vida para dejar huella, en su caso mediante la composición musical.

   La terquedad de Pádraic para retomar el contacto causará un acto extremista por la parte de Colm que implicaría el objetivo de sus días como violinista, pese a lo que va a estar presto a cumplir su amenaza con tal de realizar ver a su examigo la necesidad de terminar a su relación, lo que terminará teniendo secuelas tráficas para los implicados.

   Este complejo drama cargado de simbolismo que profundiza en el espíritu de Irlanda --país invitado de esta 67 Seminci-- se ubica en concreto en el año 1923, en el que concluyó la contienda civil en el país y solo uno una vez que se publicara la obra literaria que mejor radiografía la personalidad irlandesa, el 'Ulises' de James Joyce.

   El característico humor de la isla esmeralda, con su habituada ironía, se plasma asimismo en el guion de McDonagh, cineasta británico de origen irlandés, que apunta con sus dardos hacia el papel de la mujer en la clausurada sociedad rural del país en aquella época, con una Siobhán Súilleabháin agobiada por escapar del papel que se le impone, tal como a los poderes actualmente: la iglesia, representada por el párroco al que da vida David Pearse y el citado agente Kearney, un violento policía que abusa y maltrata a su acomplejado y atormentado hijo, Dominic (Barry Keoghan).

   En medio de este pintoresco drama, surge con un punto entre lo cómico y lo terrorífico el contorno prácticamente fantasmal de la señora McCormick, fabulosamente interpretada por Sheila Flitton, que a veces se confunde con un cuervo o con algún otro pájaro de mal agüero. Jon Kenny como el eterno paisano del pub y Pat Shortt como el tabernero completan el trabajado y arquetípico catálogo de individuos de esta coproducción de Reino Unido, Irlanda y Estados Unidos.

   Con fotografía de Ben Davis y montaje de Mikkel Y también.G. Nielsen, la cinta tuvo como causantes del sonido a Joakim Sundström y Simon Willis, y de la música a Carter Burwell. Junto a McDonagh, en la producción participaron Graham Broadbent y Pete Czernin.

   Hijo de emigrantes irlandeses, Martin McDonagh nació en Londres en 1970. En 2003 empezó su triunfadora trayectoria en las tablas en el Royal National Theatre con 'The Pillowman'. Es creador de una trilogía ambientada en Galway ('The Beauty Queen of Leenane', 'A Skull in Connemara' y 'The Lonesome West') y de otra situada en las Islas Aran que al lado de 'The Cripple of Inishman' y 'The Lieutenant of Inishmore', cierra en este momento 'Ánimas en pena de Inisherin').

   En 2006 se levantó con el Óscar al mejor corto merced a 'Six Shooter', y en 2008 comenzó en el largo con 'Ocultos en Brujas' (2008), por la que fue nominado al Óscar al mejor guion original. A continuación dirigió 'Siete sicópatas' (2012) y 'Tres avisos a las afueras' (2017, premiada con 2 premios Óscar).

Más información

'Ánimas en pena de Inisherin', un drama cargado de humor como retrato del alma irlandesa