• jueves 08 de diciembre del 2022

Ayuntamiento de Valladolid prevé efectuar los trámites para Inobat en seis meses y que empieze a generar en 2025

img

   La "gigafactoría" de Inobat en Valladolid precisará unas 50 hectáreas en su primera etapa, con una aptitud inicial de 8 GW

   VALLADOLID, 18 Oct.

   La "gigafactoría" de producción de baterías para automoción de la compañía Inobat a cuya instalación aspira Valladolid podría empezar a crearse en un año, ya que el Ayuntamiento prevé efectuar los trámites precisos para la licencia en ese período, con la meta de que se logre comenzar a generar en el año 2025.

   De esta forma lo han explicado este martes el alcalde de la región, Óscar Puente, y el concejal de Planeamiento Urbanístico y Vivienda, Manuel Saravia, que han brindado una rueda de prensa para ofrecer mucho más datos sobre el trabajo que hace el Consistorio con la compañía de origen eslovaco con vistas a que Valladolid sea la localización escogida para su factoría en el oeste de Europa.

   Como han explicado, la factoría propuso la necesidad de unas 80 hectáreas netas de suelo "a un precio razonable" y el Ayuntamiento le ha brindado unos terrenos con un total de 86 hectáreas en 4 ámbitos de planeamiento en la región de Arenas-Palomares.

   El Ayuntamiento es dueño de precisamente unas 50 hectáreas, con lo que la primera etapa de la implantación de Inobat se podría solucionar con suelos en la mayoría de los casos municipales, con parte de dueños privados y del Sareb.

   La "gigafactoría", que es como según Óscar Puente se llama este género de infraestrcutura, constará de 4 dobles naves y todas ellas ocupará algo menos de cien.000 m2 para constituir una huella total de 368.000 m2, con unos 20 metros de altura.

   El valor del suelo, como ha aventurado Manuel Saravia, podría situarse cerca de los 60.000 euros por hectárea y cabe la oportunidad de que sea preciso expropiar alguna parcela.

   Manuel Saravia ha añadido que "hay que ir muy rápidamente" para atender los requerimientos de la compañía y de esta forma en "cinco o seis meses" habría que tener gestionada la modificación de planeamiento que es que se requiere para que el suelo, que hoy día tiene la categoría de mixto residencial-industrial, pase a ser de forma exclusiva industrial.

   Paralelamente con esa tramitación se va a trabajar en la licencia de la primera etapa, de forma afín a eso que se hizo con Switch Mobility, y Puente y Saravia estiman que los plazos dejarían que se empieze a crear la planta de baterías en "menos de un año".

   Desde ahí empezaría la proyección de las fases de avance, en las que Inobat prevé la primera producción de baterías para el año 2025 en un desarrollo que llevaría hasta 2029, con una inversión sosprechada de unos 3.000 millones de euros.

   En la primera etapa, la previsión es de hacer algo mucho más de 2.000 empleos y tener una aptitud de almacenaje y producción de energía de 8 gigavatios (GW), al tiempo que en el final del desarrollo el propósito es tener 32 GW y "se llegó a charlar de unos 4.000 empleos", según ha apuntado Óscar Puente.

   En lo que se refiere al instante en el que Inobat va a tomar la resolución sobre la localización de su factoría, Puente ha aseverado que "se va a saber próximamente", si bien ha adelantado que está pensado de que en el mes de noviembre vuelva a venir a Valladolid una representación de la compañía.

   El regidor socialista ha detallado que Inobat tiene interés en desarrollar baterías y también infraestructuras conocidas como "de prominente almacenaje energético", que dejan guardar la energía que se crea mediante fuentes renovables que en la actualidad se debe consumir en ese instante, puesto que "si no se desaprovecha".

   Además de esto, el Ayuntamiento trabajó con Iberdrola para asegurar el suministro de electricidad y con el secretario de Estado de Infraestructuras para entablar los más destacados accesos probables, más que nada con la VA-30. También, ha apuntado Manuel Saravia, hay buenas opciones de conexión con la ronda interior VA-20 y con la región donde se situará la planta de Switch Mobility.

   También, se ha comprobado que el Canal del Duero puede dar la aptitud bastante para las pretensiones de agua en Inobat.

   Los representantes municipales sumaron a todo ello las condiciones que da Valladolid por su localización geográfica "estratégica", la presencia de probables compañías socorrieres, la relación con las universidades, el "buen tiempo laboral y popular" o la situación de las gestiones, que este lunes probaron la "colaboración institucional" en la firma de los protocolos de Declaración de Intenciones con la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de la ciudad más importante.

   "Aquí hay un gobierno que en el momento en que viene alguien con un emprendimiento bajo el brazo se ocupa de trabajar para ofrecer opciones, no estamos trabajando para poder ver como ofrecemos negocio a algun amigo", ha recalcado, antes de proteger que el Ayuntamiento trabaja para la localidad, para sostener población joven y hacer ocasiones de trabajo.

   También ha recordado que a una parte de estos proyectos como Switch, Inobat o Amazon y Santander Consumer que instalaron sus dependencias meses atrás, el Consistorio continúa con el emprendimiento del Parque Agroalimentario y la construccion ahora en marcha de la terminal de mercancías, lo que puede hacer más simple la llegada de enormes compañías logísticas.

   "Valladolid tiene todos y cada uno de los condicionantes para ser un espacio de máximo interés en la localizacion de compañías", ha apostillado el alcalde.

Más información

Ayuntamiento de Valladolid prevé efectuar los trámites para Inobat en seis meses y que empieze a generar en 2025