• viernes 3 de febrero del 2023

Cardenal Blázquez afirma que el homicidio de Blanco fue una llamada de atención y la reconciliación necesita admitir los crímenes

img

Piensa que la transición de españa fue "reconciliadora" y afirma que es imposible vivir "anclados anteriormente, escarbando en las lesiones"

BILBAO, 7 Jul.

El exobispo de Bilbao y cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, aseguró que el rapto y asesinato del concejal del PP en Ermua, Miguel Ángel Blanco, fue una "llamada de atención de conciencia" y, tras calificar de "escarnio" que los presos de ETA sean recibidos como héroes, piensa que para una "reconciliación profunda" hay que admitir "los errores y crímenes".

Blázquez hizo esta reflexión en una entrevista a Radio Euskadi, donde ha recordado lo que se vivió hace 25 con el rapto y asesinato del edil habitual Miguel Ángel Blanco, cuyo funeral ofició como obispo de Bilbao.

Según ha subrayado, lo ocurrido fue una clase "como de llamada de atención de la conciencia entre el miedo y la preocupación", con un "rechazo de adelante" a eso que sucedía.

Ricardo Blázquez aseguró que el rapto y asesinato de Blanco fue "una suerte de aldabonazo profundo" y fue medrando la conciencia de que "esto no puede ser de esta manera", tal es así que "las conciencias mucho más tibias, mucho más titubeantes ahora acabaron reaccionando diciendo de esta forma es imposible seguir, basta ahora".

El exobispo de Bilbao aseguró que el edil habitual fue ejecutado "de una manera tan vil, con una crueldad indecible" y ha recordado la reacción de la ciudadanía con unas manifestaciones en Bilbao para reclamar, primeramente, la liberación del edil y la segunda de "rechazo inequívoco" de su asesinato.

"Yo pienso que fue una clase como de llamada de atención de la conciencia de todos, asimismo de los mucho más tibios, yo tengo la sensación de que ciertamente entonces se causó ahora un hasta aquí llegamos, no puede ser, esto debe cesar, fue indudablemente un cambio colectivo de actitud indudable en el rechazo sin ambages sin ambigüedades de la crueldad", ha añadido.

A su juicio, lo que, en otros instantes, se había vivido "como silencio", se transformó "en un grito esos días" y piensa que fue un hecho que "marcó la conciencia de la sociedad para, con plena resolución, decir de esta forma no puede ser".

En relación a su visión sobre la sociedad vasca 25 años después, Ricardo Blázquez ha recordado un "hecho fundamental" pues "sembró y expandió una clase como de alivio en la sociedad" que fue la declaración pública de ETA de renuncia al ejercicio de la crueldad.

"En el contexto en que vivía la sociedad vasca de raptos, de amenazas asimismo de lo que se llamaba entonces el pago del impuesto innovador, de homicidos, ocasionalmente, la declaración por la parte de ETA fue alivio, un principio de un sendero pues se puede entender lo que significaba tener que ver los bajos del vehículo en el momento en que se salía de casa y ahora vivir con esta calma de que absolutamente nadie iba a sufrir esta clase de inopinadas sacudidas de la crueldad", ha añadido.

Tras insistir en que eso fue "un alivio", aseguró que después "hay considerablemente más cosas que debe haber y que va habiendo" y espera que se llegue "a una plena reconciliación". Según indicó, la crueldad de ETA "jamás debió acontecer" y "si hubo connivencias un tanto ambigüas, esto debe ser purificado en el corazón".

"Para una reconciliación profunda en la sociedad hay que admitir los errores, los crímenes, las expolies y confío en que, de a poco, se va a ir generando la pacificación", ha añadido.

Ricardo Blázquez ha asegurado que siempre y en todo momento le impresionó que las víctimas del terrorismo "jamás se han tomado la justicia por su mano", lo que comprueba "generosidad y respeto del orden constituido".

"Yo deseo que la pacificación llegue totalmente y no se puede ocasionar tampoco con acogidas como a héroes de los que van de la prisión, eso no puede ser, eso es un escarnio", ha manifestado.

Por otra sección, con relación a la Ley de Memoria Democrática y cuestionado por si acaso piensa que las víctimas del franquisimo meritan un reconocimiento, Blázquez ha recordado que hubo una transición que "es imposible olvidar", con una secuencia de hechos que "marcaron la hondura de la transición".

En su opinión, la transición propició el "acercamiento de todos y cada uno de los españoles, los que habían estado fuera y lograron regresar y los que, desde dentro, habían abusado aproximadamente, se habían portado como buenos ciudadanos aproximadamente".

Blázquez indicó que fue "una reconciliación con una amnistía" y aseguró que el Juan Carlos "siempre y en todo momento mencionó que deseaba ser rey de todos y cada uno de los españoles". Además, ha añadido que unas Cortes Constituyentes para la redacción de la Constitución y el que fuera presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, "charló con todos y a todos fue incorporando de a poco en ese desarrollo de reconocimiento mutuo".

A su juicio, ha que "ver juntos hacia el futuro". "No tenemos la posibilidad de vivir anclados en nuestros pasados, en nuestros recuerdos, escarbando en nuestras en nuestras lesiones por el hecho de que sino más bien prosiguen sangrando", ha añadido.

Blázquez ha añadido que el perdón "no significa que sea transformado psicológicamente en olvido" y ha asegurado que "la memoria existe" pero que sea "una memoria reconciliadora, no separatista".

Respecto a si piensa que esa novedosa Ley de Memoria lleva a esa reconciliación, ha asegurado que no tuvo ocasión de leerla pero lo quiere, pero que sea "una memoria reconciliadora" como fue la transición "reconciliadora".

Más información

Cardenal Blázquez afirma que el homicidio de Blanco fue una llamada de atención y la reconciliación necesita admitir los crímenes