• lunes 05 de diciembre del 2022

Castellanos recibe la Medalla al Mérito Profesional por una vida dedicada "a la dignidad de la gente"

img

VALLADOLID, 15 Jul.

El asesor de la Presidencia, Jesus Julio Carnero, ha entregado el día de hoy la Medalla al Mérito Profesional de Castilla y León al que fuera obispo de Palencia a lo largo de 13 años, Nicolás Castellanos, quien un día decidió pasar "de una vida cómoda a una vida llena de incomodidad para procurar el bien del resto".

Así lo ha reconocido Jesús Julio Carnero, quien explicó que la iniciativa de esta medalla la efectuó el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, quien no pudo estar que se encuentra en acto por tener que ayudar en Madrid, al lado del Rey Felipe VI, al acto de homenaje y memoria a todas y cada una de las víctimas del Covid-19.

La Medalla al Merito profesional "está regulada como una medalla que ayuda a la prosperidad y avance de Castilla y León" indicó el asesor, quien dejó claro que en la situacion de Castellanos es por su contribución al "avance de la solidaridad de quien nació en el concejo leonés de Mansilla del Páramo, que estudió en el Monasterio burgalés de la Vid

"Esta es la constelación, la vía láctea del ambiente escencial de Nicolas Castellanos. León, Burgos y Palencia o sea nuestra tierra, Castilla y León", ha contado Jesús Julio Carnero, quien ha precisado que en esa "vía láctea" se causó un "hecho relevalante, desequilibrante" en 1991, en el momento en que tras 13 años como obispo de Palencia muestra su renuncia al Papa Juan Pablo II.

Una renuncia donde "hay un mensaje que es muy de San Agustín, y es el paso de una vida cómoda a una vida llena de incomodidad para procurar el bien del resto" aseguró Carnero, quien dijo que Nicolás Castellanos dejó de charlar de los pobres para arrimarse y estar "con los pobres".

"Abandonó el báculo y cogió un pequeño y humilde bastón para conducirse por una tierra complicada como es Bolivia y Santa Cruz de la Tierra" ha recordado el asesor de la presidencia, quien ha subrayado que lo que hay tras esta resolución es "el ámbito de la solidaridad y la cooperación al avance, la dignidad de la personas", eso es lo que desplaza a Castellanos.

Igualmente, Jesús Julio Carnero, además de esto, ha señalado de su figura "su generosidad sin limites por el trabajo sin reposo efectuado a favor de la paz, la solidaridad, la tolerancia, el respeto a los derechos humanos y la cooperación al avance, ayudando relevantemente a la prosperidad de los mucho más pobres y desfavorecidos" de la sociedad".

Centrado en humanizar la vida

Además, le ha complacido "su deber persistente en defensa y de respeto a la vida, en pos de una cultura de la no crueldad y de protección de la vida, su deber con la civilización de la solidaridad, hacia un orden justo, donde prima el ofrecer sobre el recibir, su deber con la civilización de la tolerancia, su deber de una cultura de la igualdad y la inclusión, hacia una sociedad en armonía, que ofrezca unas mismas ocasiones a los mucho más enclenques y se enriquezca con la participación activa de todos".

Nicolás Castellanos a los 18 años profesó como espiritual agustino y, tras estudiar Filosofía y Teología en el Monasterio de Santa María de la Vid (Burgos), en 1959, con 24 años, fue ordenado sacerdote. Entre 1959 y 1963 amplió sus estudios en Roma (1959-1963), y consiguió la licenciatura en Pedagogía y en Teología en la Universidad Salesiana.

Desde 1962 ejercitó sus primeras trabajos pastorales en Palencia y León hasta el momento en que en 1973 fue escogido Prior de la Provincia Agustiniana de España y en 1978 Pablo VI le nombra Obispo de Palencia y tras trece años de trabajo apostólico en la Diócesis, en 1991 presentó su renuncia a Juan Pablo II para ser misionero en Bolivia.

En 1992 se traslada a Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) con un conjunto de leales religiosos, laicos y curas, fundando con ellos una idea de vida en común llamada 'Fraternidad Hombres Nuevos'.

Crea el Proyecto Hombres Nuevos centrando su actividad popular en el vecindario de Plan Tres Mil, unos de los mucho más depauperados de la periferia marginal de Santa Cruz de la Sierra.

Desde entonces prosigue su tarea de misionero en esa zona, dedicando sus sacrificios en prosperar la calidad de vida de los mucho más pobres.

Su tarea en pos de los pobres y de la justicia popular ha justo varios premios y reconocimientos, entre aquéllos que resaltan el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1998 y su nominación al Premio Nobel de la Paz 2021.

Más información

Castellanos recibe la Medalla al Mérito Profesional por una vida dedicada "a la dignidad de la gente"

Noticias de hoy más vistas