Crónica Castilla y León.

Crónica Castilla y León.

"Chiqui enfrenta penas de hasta 84 años por doble asesinato en Santovenia"

La defensa del acusado ha decidido clasificar ambas muertes como homicidio y ha reducido la solicitud de condena a doce años y medio.

VALLADOLID, 10 de junio.

En el juicio con jurado contra Pablo Antonio S.H, también conocido como el 'Chiqui', por el asesinato a tiros de un vecino en Santovenia de Pisuerga (Valladolid) y de un guardia civil en julio de 2022, las acusaciones han aumentado sus peticiones de condena contra el acusado, que ahora oscilan entre los 60 años de prisión solicitados por la fiscal del caso y los 84 pedidos por la viuda e hijas del agente caído en acto de servicio.

Se ha anunciado este lunes que las acusaciones han elevado sus solicitudes durante el trámite de exposición de los informes finales en la Audiencia de Valladolid. La fiscal ha afirmado que las pruebas presentadas hasta el momento han confirmado los delitos atribuidos al acusado, que incluyen dos asesinatos, tentativa de asesinato, secuestro y tenencia ilegal de armas.

La petición de condena de la fiscal, que originalmente era de 58 años, se ha incrementado a 60, y se ha unido a esta solicitud un hermano del teniente coronel y jefe de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de León, Pedro Alfonso Casado ('Perico'), quien recibió un disparo en la cabeza esa fatídica madrugada mientras intentaba convencer al acusado de que se entregara después de matar a su vecino.

Por otro lado, la viuda y dos hijas del agente, junto con la Asociación de Víctimas, que se ha presentado como acción popular, solicitan 84 y 83 años respectivamente. El abogado de Dionisio A.P, el vecino fallecido, ha pedido 75 años de prisión, y el representante de Iván V, la persona que presuntamente fue secuestrada por el acusado, ha mantenido su solicitud de ocho años de prisión.

En contraposición, la defensa de 'Chiqui' ha propuesto una condena de doce años y medio de prisión para su cliente. La defensa considera que ambas muertes son homicidios, el de 'Dioni' intencional y el del agente imprudente en concurso con un acto de atentado, pero en ambos casos con las circunstancias atenuantes de la adicción a las drogas y actuar por impulso emocional o obsesión.

La fiscal ha descrito el asesinato del primer fallecido, 'Dioni', como un acto premeditado y cruel, ya que 'Chiqui' le disparó en el estómago sin mediar palabra cuando la víctima se presentó en su casa para discutir sobre una pelea previa entre sus familias.

La fiscal ha afirmado que el acusado no actuó por impulso, a pesar de la defensa alega lo contrario, argumentando que no hubo provocación suficiente para justificar la reacción del acusado esa noche.

Posteriormente, la fiscal ha señalado que 'Chiqui' intentó asesinar al hijo mayor de 'Dioni', Aitor, con la misma intención letal una vez mató a su padre frente al edificio.

En relación al secuestro de Iván V, yerno del acusado en ese momento, la fiscal considera que se ha demostrado el delito, a pesar de las afirmaciones de 'Chiqui' y su hijastra, quien era novia de la víctima, de que él permaneció en el apartamento por decisión propia.

La fiscal ha recordado que el acusado "no liberó a su yerno hasta que recibió una dosis de metadona", una condición que exigió la Guardia Civil para que Iván pudiera abandonar el lugar.

Se ha hecho hincapié en que Iván no fue secuestrado por el acusado y que entró en la vivienda por voluntad propia, pero luego se vio envuelto en una situación complicada y peligrosa contra su voluntad.

La fiscal ha dedicado más tiempo a analizar la muerte del teniente coronel 'Perico', a la que considera un asesinato, en contraposición con la versión de la defensa y el acusado, quienes argumentan que fue un golpe de mala suerte.

La fiscal ha explicado que el disparo fatal fue intencionado, disparado hacia el centro de la puerta de manera traicionera, sabiendo que al otro lado había agentes de la Guardia Civil a quienes había estado amenazando con disparar durante horas.

El delito de tenencia ilegal de armas, agravado por la manipulación del fusil cuyo número de serie ha sido parcialmente borrado, se suma a la lista de acusaciones. La defensa también lo incluye pero sin agravantes, argumentando que no se ha demostrado que el acusado haya alterado el arma.

A pesar de la petición de la defensa de considerar la drogadicción como atenuante, junto con el impulso emocional, la fiscal y las demás acusaciones rechazan incluir circunstancias atenuantes en favor del acusado.

La fiscal ha recordado que el acusado intentó engañar durante el juicio, simulando estar borracho sin proporcionar pruebas que lo respalden. Los informes forenses indican que el acusado estaba plenamente consciente y en uso de sus facultades mentales al cometer los crímenes, presentando solo rasgos de personalidad antisocial.

El resto de informes de las partes completarán la jornada, y es posible que el martes el jurado reciba el objeto del veredicto para decidir el destino de 'Chiqui'.