• martes 06 de diciembre del 2022

Culpado a 9 meses de prisión y alejamiento de la víctima el atacante de un homosexual en un bar

img

Fiscalía solicitaba un año de prisión que la acusación especial elevaba a 15 meses y la defensa la libre absolución

VALLADOLID, 21 Jul.

La Audiencia Provincial de Valladolid ha culpado a nueve meses de prisión, a no ejercer profesión u trabajo en el ámbito enseñante, deportivo o de momento de libertad a lo largo de 4 años ni aproximarse a la víctima a menos de 200 metros a lo largo de un par de años a G.C.R, acusado de atacar a un homosexual en un bar al grito de "maricón".

Estas penas, a las que se aúna una multa de 1.440 euros, se imponen al acusado por un delito de odio, según informó a Europa Press Fernando Martín, colega del bufete MTM Abogados que llevó la acusación especial, pero asimismo se condena al acusado por un delito de lesiones a una multa de 360 euros, al pago de las costas procesales y, en término de compromiso civil a abonar 1.000 euros por las lesiones sufridas, 2.000 por los daños morales y un máximo de 550 euros por las imperfecciones de una prenda que vestía el agredido.

El acusado de un delito de odio por atacar a un homosexual en los baños de un bar de Valladolid en 2021 ha negado que su condición sexual fuera el detonante que le movió a confrontar a él y ha asegurado que lo único que pretendía era recriminarle una actitud mantenida días antes con una amiga y solicitarle que se disculpara.

La Audiencia rebaja de esta forma las necesidades de la Fiscalía, que pedía un año de prisión y multa de 3.240 euros por el delito de odio, tal como otra de 720 por un delito suave de lesiones, pero atiende la de su inhabilitación por espacio de 4 años para el ejercicio de cualquier profesión u trabajo académicos en el ámbito enseñante --en cualquier caso tres años mayor a la pena privativa de independencia que le sea impuesta-- y una orden de alejamiento de la víctima a lo largo de un par de años.

Por su parte, la acusación especial pedía 15 meses de prisión y una multa de 1.620 euros y una indemnización para su representado de 5.050 euros, al tiempo que la defensa solicitaba la libre absolución al estimar que no quedaba probado que haya delito de odio y argumentó que su patrocinado no actuó por animadversión sino más bien para reprochar a la víctima, R.M.S, una actitud tenida días antes con una amiga.

El hecho se remonta al 2 de mayo de 2021, sobre las 19.05 horas, y tuvo por ámbito un bar situado en la calle Alonso Pesquera de Valladolid, donde la víctima hirió en el baño del local a un joven, R.M.S, al que profirió insultos homófobos como "chupapollas" y oraciones del tipo "¡hijo puta, marica, marica de mierda, hay que matar a los maricas como tú!".

A consecuencia de la agresión, la víctima padeció diferentes lesiones físicas y ansiedad que aún persiste y que necesita medicación, según ha ratificado un médico forense.

Durante la visión, el acusado ha reconocido que sobre las 17.00 horas del día de los hechos, el 2 de mayo de 2021 (Día de la Madre) asistió tras comer con su familia al bar donde sucedieron los hechos, del que era el cliente "mucho más viejo" y asiduo, y donde ese día estuvo con una amiga llamada Elena, quien habría tenido un hecho días antes con la víctima, según su relato.

G.C.R. aseguró que entró en el servicio sin tener "premeditado el tema" y, tras lavarse las manos y ver salir a la víctima, sostuvo una "corto charla" primera donde, como amigo de la persona con la que había tenido el hecho, le instó a que se disculpara.

A cambio, aseveró, recibió una contestación "subida de tono", insistió en que solicitara excusas y, "todo muy rápidamente", agarró a R.M.S, a quien negó que golpeara o intentara asfixiar.

Sin embargo, en frente de las declaraciones del acusado, la víctima relató contado que ese día llegó al bar acompañado de su madre y su pareja y, en el momento en que estaban aguardando mesa en la terraza --había limitaciones por la COVID y el interior del bar se encontraba cerrado--, fue al baño y detrás fue G.C.R.

Cuando estaba en el habitáculo del wc, según su versión, el acusado lo cogió del brazo, se lo retorció, le pegó contra la pared y también procuró "asfixiarle" al paso que le llamaba "marica de mierda", "chupapollas" y le profirió expresiones como "a los maricas como tú hay que matarles", actitud que continuó en el momento en que les sacaron del baño.

La víctima debió ser atendida de múltiples lesiones en el cuello como hematomas y el brazo que le retorció, aparte de requerir atención por un estado de ansiedad.

R.M.S. apuntó a lo largo de la visión que sí conocía al presunto atacante de haber coincidido con él en el bar, algo que recuerda por el hecho de que en una ocasión le oyó un comentario mientras que estaban en la terraza en el que aseguró que "había varios maricones" y había que "poner el trasero contra la pared". También ha aclarado que su condición de homosexual era famosa pues tiene pareja desde hace unos años y no se "ocultan", "siempre y en todo momento" van de la mano y si deben besarse lo hacen.

Más información

Culpado a 9 meses de prisión y alejamiento de la víctima el atacante de un homosexual en un bar

Noticias de hoy más vistas