• domingo 29 de enero del 2023

CyL disminuye un 1,7% el gasto en servicios sociales, pero sigue a la cabeza entre las CCAA de régimen común

img

La pandemia "frena" la restauración de los Servicios Sociales en España, según un informe

MADRID/VALLADOLID, 22 Jun.

Castilla y León redujo su gasto en servicios sociales en un 1,7 por ciento en 2020 en oposición al aumento medio nacional de diez puntos, si bien sigue a la cabeza entre las comunidades autónomas de régimen común, con una puntuación de 6,89 en el Índice de Desarrollo de los Servicios Sociales, el 'Índice DEC 2021' que realiza la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales.

Según el informe, Castilla y León sostiene un espacio "señalado" en la clasificación de las Comunidades Autónomas en el avance de su Sistema de Servicios Sociales, solo superada por Navarra, lo que piensa que consigue la mejor calificación entre las Comunidades de Régimen Común.

Desde 2017, si bien sostiene la calificación, se registra una inclinación levemente decreciente que le hace perder 0,61 puntos en este periodo de tiempo. Desde el año 2017 Castilla y León tiene todos y cada uno de los elementos legislativos, normativos, planificadores y de organización alcanzando la Excelencia, solo a falta de los 0,05 puntos que se dan si la Consejería identificase el Sistema, introduciendo en su nombre "servicios sociales".

En cuanto al gasto, desde 2015 el que efectúan las gestiones públicas de Castilla y León -Junta, diputaciones y municipios- disminuye su significación en términos relativos, que es como puntúan los indicadores del Índice DEC, lo que impide lograr la excelencia asimismo en este capítulo, apunta.

Además, en un año en el que el gasto en servicios sociales en España aumentó de media un diez por ciento, las gestiones públicas de la Comunidad lo redujeron tenuemente (-1,7 por ciento) y pasó de 455,8 euros en 2019 a 448,1 en 2020 (-7,7 euros por habitante), ahora cerca de la media estatal, que es 446,9.

El porcentaje del gasto de las gestiones castellanoleonesas sobre el PIB regional pasó del 1,86 por icento en 2019 al 1,94, levemente sobre la media estatal que es 1,88.

Por último, y siguiendo la tónica del grupo de España, si bien de forma mucho más acusada, en 2020 desciende el porcentaje del presupuesto que las gestiones destinaron a servicios sociales, del 11,2 por ciento en 2019 al 8,9 en 2020 (la media es del 7,7).

El peso de los capitales locales y autonómicos sobre el total del gasto en servicios sociales en Castilla y León es mucho más alto por la parte de la Comunidad, con algo mucho más de las tres cuartas partes (75,5 por ciento) que la media estatal (69,4). Las entidades locales (diputaciones y municipios) suponen el 24,5 por ciento del gasto total (34,6 la media estatal).

Los puntos en los que Castilla y León resalta sobre la media estatal son de diversos tipos, uno la atención a la Dependencia, con 8,4 puntos en la Escala del Observatorio de la Dependencia en frente de la media estatal del 5,1. No obstante, el informe apunta que desde 2017 la Comunidad ve reducirse, si bien tenuemente, su puntuación en la Escala, que en ese año era de 9,3.

Además, resalta en plazas residenciales para personas mayores de 65 años, con una cobertura de 5,9 por ciento (mucho más del doble de la media estatal, que es 2,7) y, asimismo en un caso así, y en el año de encontronazo del Covid en los centros residenciales, esta cobertura se redujo 4 décimas; y en servicios residenciales para personas con discapacidad, con una cobertura del 4,2 por ciento (1,6 de media).

De exactamente la misma forma los centros diurnos y ocupacionales resaltan con 5,9 plazas por cada cien personas con discapacidad en Castilla y León, en el momento en que la media estatal es de 2,8.

Otros puntos positivos para la Comunidad que apunta el informe son los acogimientos familiares a menores, que suponen el 60,8 por ciento del total de Castilla y León, diez puntos sobre la media (50,1); en plazas de hosting para mujeres víctimas de crueldad de género, con 19,5 plazas por cada cien mujeres con orden de protección en Castilla y León (11,4 de media estatal); y plazas de hospedaje para personas sin hogar, con 64,2 plazas por cada cien.000 pobladores en frente de 41,2 de media.

Los servicios con menor cobertura en Castilla y León son el de asiste para hogar, con un 4,2 por ciento en oposición al 5,1 de media (su intensidad en la Comunidad es levemente superior, con 19 horas de media por mes, que la media estatal, de 17,8); y el servicio de teleasistencia, con una cobertura de 4,2 por ciento en frente de diez del grupo de España.

El informe resalta la estabilidad del sistema de Castilla y León en sus 3D, que aun ha mejorado desde su app inicial en 2012. Así, da de las mejores ratios entre cobertura y gasto, esto es, una enorme eficacia, que "sin ningún género de dudas hay que a la colaboración y al importancia que tienen las entidades locales en la administración de las posibilidades y servicios", tal como a resoluciones estratégicas "correctas" como la integración de la atención a la Dependencia en los Servicios Sociales y singularmente a nivel local.

"La cultura de consenso en la ordenación del sistema con agentes sociales, tercer campo y entidades locales es un intangible que da sus frutos en estos equilibrios", ha apuntado el informe.

De exactamente la misma forma, el Sistema de Servicios Sociales de Castilla y León exhibe una relación bastante balanceada entre los derechos que reconoce en su Ley de novedosa generación y el Catálogo que los específica, y su distribución eficaz de posibilidades y servicios.

En el grupo del Estado, la Asociación ha alertado de que la pandemia de la Covid-19 ha "frenado" la restauración de los servicios sociales y el informe concluye que "se quiebra una enclenque restauración que se venía comprobando desde 2016, tras los recortes producidos por la crisis", más allá de que en 2020 aumentó un diez por ciento el gasto que las comunidades autónomas y las entidades locales hicieron en servicios sociales.

Frente a este aumento del gasto, la asociación advierte de que ciertos servicios sociales se vieron "estropeados o aun han reculado", como los servicios sociales básicos o comunitarios, y la red de atención principal del Sistema en distritos, pueblos y regiones, que pasó de tener, de media, un profesional por cada 1.875 pobladores en 2020, a uno por cada 2.064 pobladores en 2021.

Además, el informe declara que los servicios sociales para personas mayores, el colectivo mucho más perjudicado por la pandemia, no mejoraron en 2020.

Más información

CyL disminuye un 1,7% el gasto en servicios sociales, pero sigue a la cabeza entre las CCAA de régimen común