• domingo 29 de enero del 2023

David Serrano: "La amistad a los 12 años es lo más esencial"

img

   Las calles de Valladolid toman este viernes las salas de cine con esta comedia musical

   VALLADOLID, 9 Ago.

   Las calles de Valladolid invitan a "pasarlo bien" al son de las canciones de Hombres G y a través de Raúl Arévalo, Karla Souza y Dani Rovira en la última película del directivo David Serrano, 'Voy a pasármelo bien', que llega este viernes, 12 de agosto, a las salas españolas.

   Al lado de la historia amorosa que centra la trama durante 2 épocas, la amistad consigue asimismo una dimensión personaje principal en la cinta, como resalta su directivo y coguionista en una entrevista concedida a Europa Press donde resalta que "a los 12 años", edad de los individuos en la primera de esas épocas, la amistad "es lo más esencial".

   "Hay una oración que me chifla de Stephen King que afirma: Jamás tuve amigos como los que tuve a los 12 años. Me semeja completamente real, pienso que la amistad a los 12 años es lo más esencial y tus amigos de esa época son lo más esencial de todo el mundo", ha subrayado el director de cine, quien acepta que entre las referencias básicas que tuvo la película fué 'Cuenta conmigo', extenso film de 1986 comandado por Rob Reiner y apoyado en la novela 'El cuerpo', donde King plasmó la oración con la que se identifica Serrano.

   'Voy a pasármelo bien', título prestado de la famosa canción de Hombres G, es una comedia musical rodada y cuya trama se lleva a cabo en Valladolid. A lo largo de hora y tres cuartos de metraje, las coreografías y situaciones musicales de esta coproducción hispanomexicana salvan temas míticos de la banda encabezada por David Summers --el "primer conjunto" al que prosiguió Serrano-- como 'Te deseo', 'Venecia', 'Suéltate el pelo', 'Visite nuestro bar', 'Dejad que las pequeñas se aproximen a mí', 'Si no te tengo a ti', '2 imanes', y evidentemente, el celebérrimo 'Padece mamón' y la canción que da nombra a la película, 'Voy a pasármelo bien'.

   La cinta relata la historia amorosa de David Saldaña, un librero valisoletano con vocación de escritor, y de Layla Morales, una triunfadora cineasta que dejó la ciudad más importante del Pisuerga y, tras una extendida estancia en México, vuelve a la localidad con una triunfadora carrera a su espalda para recibir nada menos que la Espiga de Honor de la Seminci, un formato de festival que ha ensalzado por el hecho de que deja ofrecer espacio "a otro género de cine" y enfatizó las "comodidades" brindadas por éste en el momento de rodar la película.

   Serrano ha aceptado el aspecto "autobiográfico" de la cinta, singularmente en la parte ambientada en los años 80. "Mi primer amor se llamó Layla, entró después que nosotros al curso, nuestra historia fue afín a la que se cuenta en la película, uno de mis amigos era Luis, que tenía una pierna ortopédica, su padre era policía...", indicó el directivo, quien a causa de redactar esta parte decidió regresar a entrar en contacto con la Layla real 33 años después, algo que asimismo le sirvió de inspiración para la parte de hoy de la trama.

   No falta, por consiguiente, el punto nostálgico en esta historia, en relación a lo que el escritor de guiones ha puntualizado que el gusto de hoy por llevar historias en la pantalla a los años 80 no hay que tanto a esta década en sí, como a que "hace 40 años de los 80". "En el momento en que va pasando el tiempo uno va observando el pasado con determinada melancolía o añoranza, en este momento se charla de los 80, hace 20 años se charlaba de los 60", ha ejemplarizado.

   El viaje de esta Layla adulta --interpretada por la actriz mexicana Karla Souza ('Nosotros los nobles', 'De qué forma proteger a un asesino')-- deja tanto a ella como a David (Raúl Arévalo), rememorar su preadolescencia al compás de la música de Hombres de G en el Valladolid de 1989, cuyos individuos son interpretados esta situación por los jóvenes actores Izan Fernández y Renata Hermida Richards.

   Si bien rodada asimismo en la Comunidad de Madrid y en Guadalajara, la trama se ubica totalmente en Valladolid, con simbólicas ubicaciones en su Plaza Mayor, la plaza del Viejo Coso, la calle Platerías y la iglesia de la Vera Cruz, San Benito, la plaza Fuente Dorada, la calle San Felipe, la plaza de El Salvador, el Teatro Calderón o un Palacio de Fabio Nelli que ya no es el Museo de Valladolid para acoger un hotel de gran lujo donde se hospeda Souza en su regreso a la que fue su casa.

   Asimismo el interior del Círculo de Recreo, el barco 'La historia de historia legendaria del Pisuerga' o el estadio Zorrilla se cuelan en pantalla, con entre los individuos usurpando momentáneamente el papel de Ronaldo Nazario como presidente del Real Valladolid.

   Para redondear los guiños a la localidad, hasta el instituto en el que conviven sus individuos en ese 1989 tiene por nombre Miguel Delibes, quien exactamente aquel año publicaría con Destino 'Mi vida al aire libre'. "La localidad tiene un peso fundamental en la película, es una localidad que en los 80 ofrecía mucho más independencia para los pequeños que Madrid o Barcelona, pero es lo suficiente grande a fin de que los individuos hayan podido estar años sin verse, eso en una localidad pequeñísima no pasa", ha recalcado Serrano.

   Esa historia pendiente entre David y Layla cede por instantes importancia a la de Luis (Rodrigo Gibaja/Raúl Jiménez) y Almudena (Gabriela Soto/Teresa Hurtado de Ory), 2 enormes amigos de los personajes principales cuya cuadrilla completan Paco --a quien da vida de adulto Dani Rovira y de niño Rodrigo Díaz-- y Fernando 'el cabra' (Michel Herráiz/Jorge Usón).

   Turismos tradicionales, cabinas telefónicas, Galerías Preciados, casetes vírgenes y walkmans ponen el punto 'vintage' a esta comedia musical donde David Serrano se ha apoyado en la Synchron Stage Orchestra de Viena y la Sinfónica de Budapest para sumarse a otros títulos como 'Padece mamón' (1987) y 'Suéltate el pelo' (1988) en la lista de películas fundamentadas en los temas de Hombres G, aquellas dirigidas por Manuel Summers, padre del líder de la banda, y con la existencia de sus integrantes en pantalla.

   El directivo admite que los integrantes del conjunto fueron "increíblemente majos" y no dieron "ningún inconveniente" a lo largo del rodaje". "Decir eso de gente con tanto éxito es rarísimo", ha subrayado.

   Asimismo ha señalado la experiencia de los actores a lo largo del rodaje, tanto de los mayores como de los pequeños. "Es realmente difícil trabajar con pequeños, debes ganarte su seguridad, y que sientan que los vas a proteger. Una vez lo haces, los tienes para toda la vida, puedes solicitarles 30 tomas y lo hacen sin dudar, con un adulto no puedo ensayar 4 meses. Disfruto bastante haciendo un trabajo con pequeños", ha recalcado David Serrano, quien ha reconocido que en la situacion de Izan Fernández "jamás había bailado antes de esta película".

   David Serrano --quien debutara como directivo de extenso film en 2003 con 'Días de fútbol'-- es quien se encarga de los guiones de otros musicales cinematográficos como 'El otro lado de la cama' (2001) y su secuela, 'Los 2 lados de la cama' (2005) --las dos dirigidas por Emilio Martínez-Lázaro, tal como del libreto del teatro musical 'El día de hoy no me puedo alzar', apoyado en las canciones de Mecano, o de la adaptación en castellano de 'Billy Elliot', obra que él mismo dirigió sobre los niveles.

   Este constructor enamorado del género desde el instante en que siendo niño vio 'Cantando bajo la lluvia', ha reivindicado el gusto del público español por el musical pese a lo que "a penas se hace cine musical" en el país.

   Producida por El Estudio, en asociación con Sony Pictures International Productions, en coproducción con Les Parapluies Rochefort AIE y Paraíso Torres de Satélite y con la participación de Amazon Prime Video España y RTVE, la cinta transporta la firma, entre otros muchos, del productor Enrique López Lavigne, responsable de títulos como 'Lo irrealizable' (2012), 'Un monstruo viene a verme' (2016), 'Oro' (2017), 'La llamada' (2017), 'Lucía y el sexo' (2001), 'Verónica' (2017), 'Absolutamente nadie conoce a absolutamente nadie' (1999), 'El milagro de P. Tinto' (1998) o 'Los fanaticos del círculo polar' (1998).

Más información

David Serrano: "La amistad a los 12 años es lo más esencial"