• jueves 2 de febrero del 2023

De qué manera era la vida hace 6.000 años mediante seis yacimientos segovianos

img

SEGOVIA, 1 Ene.

El emprendimiento Eresma Arqueológico avanza con nuevos descubrimientos y reconstrucciones en su propósito de "comprender" de qué forma era la vida hace 6.000 años mediante seis yacimientos situados en la provincia de Segovia.

Actualmente, así como cuenta el directivo del emprendimiento a Europa Press Raúl Martín Vela, Eresma Arqueológico trabaja en seis yacimientos que tiene el acompañamiento de los municipios de Navas de Oro, Nava de la Asunción, Bernardos y Armuña, todos ellos en la provincia de Segovia, en una "clara apuesta por su patrimonio arqueológico". Una idea que cofinancia asimismo el conjunto de Acción Local Aidescom Campiña Segoviana.

Según enseña el arqueólogo segoviano, las excavaciones en el primer crómlech detectado en la red social de Castilla y León prosiguieron el año que termina de terminar. "Se trata de un grupo de menhires de cuarzo que describen plantas circulares y alineamientos singulares datados en el neolítico", enseña Martín Vela sobre el yacimiento en Bernardos y al que ha llamado como 'el Stonehenge de Castilla y León'.

Relacionado con el previo, asimismo se siguió continuando en las prospecciones en el dolmen de Santa Inés, del mismo periodo de tiempo y situado asimismo en este concejo. Se trata de una tumba monumental construida por las primeras comunidades agrícolas y ganaderas estables en territorio segoviano.

"Los dos casos semeja que están relacionados en el tiempo y asimismo en el espacio, posicionándose el primero como una especide de rincón de asamblea, quizás un templo al aire libre y, el segundo, como la tumba de los ancestros", señala la cabeza aparente de un emprendimiento compuesto por diez expertos.

Los trabajos completados a lo largo de 2022 en Navas de Oro se han basado en la excavación de un establecimiento de la Edad del Cobre en el paraje de La Curva. "Allí se ha continuado con la documentación de las trazas de una casa levantada con un primer zócalo de piedra y cuyas estancias están cuajadas de extractos cerámicos propios del intérvalo de tiempo", añade el segoviano.

A pocos 200 metros, en el "mítico" yacimiento de La Peña del Moro, el emprendimiento Eresma Arqueológico ha acometido una primera musealización del poblado, con una reconstrucción de 4 cabañas de barro y madera, tal como de un tramo de la muralla de madera que resguardaba el poblado.

"Complementando esta idea, se ha establecido una descriptiva y deliciosa cartelería con recreaciones de la vida diaria, tal como unos códigos QR donde el visitante puede entrar a una reconstrucción tridimensional de ciertos puntos importantes del día a día de los pobladores de La Peña del Moro. Estos trabajos fueron financiados por la Consejería de Cultura de la Junta", profundiza Martín Vela.

Por su parte, el oppidum del Cerro Tormejón, ubicado en el ayuntamiento de Armuña, desveló las distintas fases edificantes de la "pasmante" muralla que resguardaba el establecimiento a lo largo de la Segunda Edad del Hierro. Este poblado fue habitado por el pueblo vacceo, en lo que es la última de las ciudades de esta etnia al sur del territorio segoviano.

Finalmente, la villa romana de Matabuey prosigue "impresionando" tanto por sus dimensiones arquitectónicas como por la dificultad de sus extensas estancias. "En un estudio nuevo geofísico respaldado por el Servicio Territorial de Cultura y Turismo de Segovia, se pudo revisar la intensidad y la extensión de este edificio que de año en año depara mucho más sorpresas", ha añadido Martín Vela.

"En determinante, Eresma Arqueológico despide el año cargado de noticias y presto a enfrentar esenciales desafíos en 2023, que pasan por la continuación de las indagaciones. Estamos frente a un emprendimiento totalmente asentado en el territorio segoviano, que prosigue reclamando el patrimonio arqueológico de los pueblos del Eresma como motor de avance real", concluye el directivo del emprendimiento.

Más información

De qué manera era la vida hace 6.000 años mediante seis yacimientos segovianos