• lunes 03 de octubre del 2022

Desarticulado un conjunto por hurtar 3.500 metros de cables de línea telefónica en Salamanca

img

SALAMANCA, 29 Jun.

Agentes de la Guardia Civil han detenido a 4 personas y han abierto investigación a otras tres como presuntas pertenecientes de una organización criminal localizada en la ciudad helmántica de Béjar que se dedicaba al hurto de cableado de cobre, que viene de líneas telefónicas, en el sur de la provincia por los que se vieron damnificados 217 individuos de líneas telefónicas.

Según fuentes del Instituto Armado, las detenciones fueron efectuadas por agentes correspondientes al Puesto de Ahigal (Cáceres) tras haber esclarecido un total de once delitos de hurto de manera fuerte, todos ellos en la provincia de Salamanca, y tras haber abierto investigación, además de esto, al responsable de una compañía de régimen autorizado de restos, con origen en Plasencia (Cáceres), como presunto creador de un delito de receptación.

La investigación, que forma una parte del Plan nacional contra el hurto de cobre, empezó el mes pasado de marzo, en el momento en que agentes de la Guardia Civil del Puesto de Ahigal brindaron el prominente a un vehículo que circulaba por la autovía A-66 en el que viajaban 2 hombres, los dos vecinos de Béjar, que transportaban cerca de 300 kilos de cableado de cobre correspondientes a líneas telefónicas y cuya "procedencia legal" no lograron justificar, lo que motivó su intervención por la parte de los agentes.

De esta forma, bajo la denominación de 'Operación Mangucha', comenzaron una investigación para aclarar los hechos y poder comprender la procedencia del cableado intervenido, tras lo que averiguaron que en el sur de la provincia de Salamanca se habían producido distintas sustracciones de cableado telefónico y que el denunciante de todas y cada una ellas era una compañía encargada de la instalación de líneas telefónicas.

Bajo la dirección del Juzgado de Primera Instancia y también Instrucción número 1 de Béjar los agentes practicaron diferentes pesquisas y consiguieron "distintas rastros" sobre la gente que estarían implicadas en los hechos investigados, tal como del nivel de participación de todas ellas, y averiguaron que una compañía autorizada para la administración de restos situada en Plasencia podría estar dedicándose a recepcionar el cableado telefónico que era sustraído.

Las gestiones practicadas por los estudiosos les llevaron a detectar a todos y cada uno de los elementos de la organización criminal Béjar y, tras conseguir "las pruebas y también rastros precisos sobre la comisión de los delitos investigados", los agentes han realizado en el mes de junio la detención y también investigación de las siete personas por once delitos de hurto de cableado telefónico realizados desde el mes pasado de agosto en el sur de la provincia de Salamanca.

Más información

Desarticulado un conjunto por hurtar 3.500 metros de cables de línea telefónica en Salamanca