Crónica Castilla y León.

Crónica Castilla y León.

Desarticulan red de regularización de migrantes asiáticos en Palencia.

Desarticulan red de regularización de migrantes asiáticos en Palencia.

En una acción coordinada, la Policía Nacional y Europol lograron desmantelar dos organizaciones criminales, culminando en la detención de 69 personas en total, de las cuales 35 eran miembros de las redes delictivas. Estas organizaciones se dedicaban a regularizar la situación de más de 1.000 ciudadanos mediante prácticas fraudulentas, obteniendo beneficios por un total de cinco millones de euros.

En operativos realizados en Toledo, Madrid y Guadalajara, las autoridades identificaron la colaboración de gestorías y despachos de abogados para llevar a cabo la regularización de extranjeros de manera ilegal, cobrando entre 500 y 1.000 euros por cada individuo.

La investigación, que contó con la colaboración de EUROPOL, se dividió en dos fases. La primera fase resultó en la detención de 35 personas en Toledo, Madrid, Guadalajara y Palencia, por delitos como pertenencia a organización criminal, favorecimiento de la inmigración ilegal y falsedad documental. La segunda fase condujo a la detención de 34 individuos en varias ciudades de España, principalmente por falsedad documental.

En los registros llevados a cabo por la Policía Nacional, se incautaron siete vehículos de alta gama, 80.000 euros en efectivo, ocho teléfonos móviles y documentación relevante para la investigación.

Los líderes de las organizaciones eran los encargados de establecer los precios y de reclutar a los clientes, mientras que una red de colaboradores proporcionaba la infraestructura empresarial necesaria. Se facilitaban contratos laborales ficticios y empadronamientos falsos, además de brindar instrucciones a los extranjeros para las entrevistas de solicitud de arraigo.

Además, las organizaciones contaban con la colaboración de despachos de abogados, quienes recibían una compensación económica por parte de los líderes criminales. La manipulación de documentación falsa, matrimonios de conveniencia y otros métodos ilegales eran utilizados para obtener residencia o nacionalidad española, cobrando entre 3.000 y 20.000 euros por cada caso de regularización.