• sábado 25 de junio del 2022

Detenido en Valladolid tras agarrar por el cuello a un distribuidor y ponerle una pistola en la cabeza

img

VALLADOLID, 23 Jun.

La Policía Nacional detuvo a la primera hora de la tarde de ayer a un varón de 53 años con un antecedente policial, de diferente naturaleza, como presunto responsable de un delito de amenazas graves tras agarrar por el cuello a un distribuidor y ponerle una pistola en la cabeza.

El Centro CIMACC 091 de Valladolid envió a un indicativo policial al polígono de San Cristóbal donde aparentemente por la mañana se habían producido unas amenazas con arma y el supuesto creador había huido en una furgoneta.

Los agentes al llegar al rincón del hecho se entrevistaron con un varón de 22 años quien manifestó que estaba en su vehículo realizando cola para entrar a una compañía puesto que era distribuidor de paquetería, comunica la Comisaría Provincial por medio de un aviso remitido a Europa Press.

El conductor de un camión al llegar allí se bajó y empezó a vocear al resto de los automóviles a fin de que se apartasen pues debía maniobrar para aparcar en una nave. Tras recriminarle la víctima su actitud, éste se dirigió a su vehículo y tras rebuscar dentro suyo, regresó asiendo una supuesta arma.

Seguidamente le cogió con una mano poderosamente del cuello y con la otro le encañonó con un revólver en la frente gritándole que si deseaba ver de qué manera le pegaba un tiro.

El resto de la gente que allí estaban procuraron calmarle ocasionando el encartado retirase el arma de la cabeza, pero se subió a su camión y accedió a la nave cerrando las instalaciones.

El intimidador escapó del rincón apuradamente en una furgoneta y múltiples personas procuraron eludir que se marchase colocándose enfrente del camión pero debieron apartarse pues arrancó y no frenó en ningún instante.

Un testigo presencial de los hechos corroboró a los agentes todo lo manifestado por la víctima.

Los estudiosos especialistas hicieron las pesquisas policiales que dejaron encontrar, detectar y parar al presunto creador en una nave del polígono de San Cristóbal.

Al hacerle una pregunta por el arma usada, éste entregó de forma voluntaria un revólver de aire comprimido del calibre 4,5 milímetros en su caja al lado de 250 perdigones y el tambor estaba vacío.

Para poder portar y utilizar este género de armas es requisito conseguir la oportuna tarjeta de armas y al carecer el detenido de exactamente la misma, se trataría de una infracción administrativa.

El detenido quedó en independencia con cargos tras prestar declaración en dependencias policiales, no sin antes ser advertido de la obligación legal que tiene de comparecer frente a la autoridad judicial en el momento en que sea requerido para esto.

La investigación y detención fueron efectuadas por agentes de las Brigadas Provinciales de Seguridad Ciudadana y Judicial de la Comisaría Provincial de Valladolid.