• lunes 03 de octubre del 2022

ECOVA urge un plan de acción de BCE y de gobiernos de la UE para eludir la estanflación

img

VALLADOLID, 21 Jun.

El directivo de ECOVA, Juan Carlos de Margarida, ha urgido este martes la puesta en marcha de un plan de acción grupo del Banco Central Europeo (BCE) y de los gobiernos de la Unión Europea para frenar la presente subida de costes y para eludir una "acertada" estanflación que prevé tanto en el país como en la red social autónoma de Castilla y León tras el verano.

Para ello, el directivo de ECOVA ha urgido un pacto de rentas en el país que no traslade la inflación a los trabajadores y a las compañías y que ve "muy preciso", y ha letrado por una moderación salarial y por no cambiar las pensiones y los sueldos de los gobernantes al 100 por ciento de una inflación que está "desbocada" y que podría cerrar el año en un 7,6 por ciento, con el particular incidencia en la situacion de la subyacente, que ronda el 5 por ciento.

A esto ha añadido la necesidad de achicar con seriedad el gasto público sin fijarse solo en los capital y de aprobar reformas estructurales "de calado" en temas como las pensiones que, según ha lamentado, no tienen carices de salir adelante, al lado de la puesta en marcha de una política monetaria y fiscal "restrictiva" que pasaría, a su juicio, por acrecentar el IVA al consumo y por rebajas fiscales en el IRPF que eviten, sin embargo, una bajada extendida de impuestos desde el convencimiento de que hay que contribuir a los colectivos mucho más atacables o a las compañías con alta dependencia energética.

"Todos y cada uno de los actores deben ser congruentes y causantes", ha solicitado De Margarida que ha pedido "mucha generosidad" por la parte de los actores que intervienen en la administración de los elementos públicos y privados para garantizar un futuro permanente y sin sobresaltos a corto y medio período frente a una situación de "urgencia económica" que, según ha advertido asimismo, se está trasladando a una urgencia popular hacia los mucho más atacables.

En el caso específico de Castilla y León, el directivo de ECOVA ha augurado que la restauración económica a escenarios prepandemia se generará a fines de 2024 o en el primer período de tres meses de 2025 a consecuencia de ese "incremento descomedido de la inflación", y ha apuntado a una rebaja del desarrollo económico que va a cerrar el año entre el 2,8 por ciento y el 2,2 por ciento, un 1,5 por ciento en relación a las últimas previsiones, al paso que la deuda pública se ubicará entre el 21 y el 23 por ciento.

Por su parte y según ha detallado Juan Carlos de Margarida en rueda de prensa, el desarrollo económico de Castilla y León en 2023 rondará entre el 1,8 y el 2,0 por ciento.

De Margarida ha advertido además de las secuelas de la estanflación en concepto de desempleo, que va a aumentar, y también, aun, empresarial con probables cierres de compañías que no logren realizar en frente de un viable incremento salarial y de los costos energéticos. "Hay inquietudes razonables de hasta dónde van a llegar los modelos de interés", explicó asimismo el presidente de ECOVA que ha recordado sin embargo que no hay subidas de tipos ya hace once años.

"La inflación ya es estructural, y sin un horizonte claro de disminución hasta el momento en que no cambie el modelo de producción y reactivación de la economía, con lo que va a tener un encontronazo negativo en la restauración de la economía regional", ha sentenciado De Margarida que ha rechazado justificar las acciones de administración de los elementos públicos basado en
que el déficit público reduce, "puesto que es debido al aumento de los
capital vía impuestos a raíz del prominente valor inflacionario de los bienes y prestaciones que hace reducir los ahorros y el poder de compra de los ciudadanos, verdadero motor de la economía".

Finalmente, ha pedido información sobre los proyectos ejecutados con los fondos del NG para comprender si llegaron a la verdad puesto que en estos instantes hay "desinformación".

Más información

ECOVA urge un plan de acción de BCE y de gobiernos de la UE para eludir la estanflación