Crónica Castilla y León.

Crónica Castilla y León.

El acusado de "La Fiestuki" niega los cargos y señala a otra persona

El acusado de

El acusado por el asesinato en la discoteca de La Cistérniga se declara inocente

VALLADOLID, 14 May.

Rubén A.S, natural de Salamanca y presunto autor del asesinato en La Fiestuki, se ha declarado inocente y afirma que la verdadera persona responsable del crimen es otra, cuya identidad no revelará por temor a represalias.

El juicio ha comenzado tras la formación del jurado popular en la Audiencia de Valladolid, donde Rubén ha sostenido que su único error aquella noche fue encontrarse en el lugar equivocado debido a su adicción a la cocaína.

El acusado, a quien se le solicitan 22 años de cárcel por el asesinato, ha explicado que estaba en La Fiestuki con su entonces pareja, Carmen S.S, y niega haber presenciado el crimen, ya que se encontraba dentro de un coche consumiendo sustancias en ese momento.

Según la versión de Rubén, llegaron al establecimiento con otras personas, entre ellas un tal Alberto, y este último le entregó una pistola que más tarde sería descubierta por la policía en su vivienda en Salamanca.

A pesar de las acusaciones en su contra, Rubén asegura que aceptó guardar el arma a cambio de droga, porque confiaba en que su amigo volvería a recogerla posteriormente.

Las declaraciones del acusado han sido caóticas, pero asegura que no es el autor del crimen y que se limitó a guardar la pistola por razones equivocadas.

En el transcurso del interrogatorio, Rubén ha afirmado que la pareja de Alberto y este último le acusan falsamente para proteger al verdadero responsable.

Por su parte, Carmen S.S se ha desvinculado del delito de tenencia ilícita de armas y ha expresado su inocencia, afirmando que veía el arma en la casa como un simple cenicero.

Los testigos de la discoteca La Cistérniga no reconocen a Rubén como el autor del crimen, alegando que el verdadero agresor llevaba una gorra y nunca había sido visto antes en el local.

El juicio continuará con más testimonios, mientras que la fiscalía busca demostrar el asesinato con premeditación y alevosía, alegando que el autor aseguró el resultado de su acción para impedir la defensa de la víctima.

La defensa de Rubén pide un veredicto absolutorio al no contar con pruebas contundentes de su culpabilidad, señalando trastornos mentales derivados de su adicción como posible eximente.

La defensa de Carmen S.S también solicita la no culpabilidad de su clienta, destacando su situación familiar y personal tras los hechos.