• domingo 29 de enero del 2023

El arzobispo de Burgos solicita frases por el eterno reposo de Benedicto XVI y agradece su historia y ministerio

img

BURGOS, 31 Dic.

El arzobispo de Burgos, Mario Iceta, hizo un llamamiento a todos y cada uno de los leales a fin de que eleven sus frases por el eterno reposo del Papa emérito Benedicto XVI que ha fallecido este sábado, 31 de diciembre, a los 95 años y ha complacido a Dios su historia y ministerio.

Y, esperando de fijar una fecha específica para la celebración de un funeral diocesano, la Archidiócesis de Burgos confirmó que la Catedral acogerá un funeral en recuerdo del papa emérito la semana próxima. Además y conforme han informado exactamente las mismas fuentes, el arzobispo encomendará el alma del 'papa teólogo' en la misa que tiene pensado comandar mañana, solemnidad de Santa María Madre de Dios, a las 19.30 horas en la Catedral y ha pedido a los curas sugerir la eucaristía en voto por el alma del difunto Papa.

Asimismo, en un mensaje de agradecimiento escrito tras conocerse el fallecimiento de Joseph Ratzinger, Iceta ten en cuenta que recibió de Benedicto XVI su ascenso como obispo socorrer, primero, y titular, después, de la Diócesis de Bilbao, recuerda que lograron comunicar juntos "muchas anécdotas" y expresa su "profunda admiración" y también "enorme gratitud" con lo que ha resumido como "una vida extendida que ha sembrado de bien el sendero de la Iglesia y la narración de la raza humana".

"No tenga temor. Vaya con paz por el hecho de que el Señor le manda y yo asimismo le envío, me ha dicho poco tras el ascenso, manteniendo mis manos entre las suyas, con su mirada cálida y profunda y su rostro que inspiraba paz y seguridad", recuerda el el día de hoy arzobispo de Burgos en forma de ejemplo de sus diálogos con Ratzinger.

"La vida y el Magisterio de Benedicto XVI fueron lumínicos y fértiles --añade Mario Iceta en su escrito--. La altura de su pensamiento ha generado un con pasión diálogo con toda clase de corrientes de pensamiento y fué referencia para teólogos y pensadores, fieles y no fieles. Una obra teológica impresionante fruto de una fe apasionada vivida en la cotidianeidad del amor y el servicio".

Para Mario Iceta, el cariño a Dios de Benedicto XVI se ha plasmado en el "precaución especial por la liturgia que vivía con hondura" a eso que añade que su "amor y servicio a toda persona que busca y padece en obscuridad quedó reflejado en sus encíclicas que abren el sendero a una humanidad novedosa y abrigan el alma en los instantes bien difíciles provocando una exclusiva humanidad".

Más información

El arzobispo de Burgos solicita frases por el eterno reposo de Benedicto XVI y agradece su historia y ministerio