• domingo 29 de enero del 2023

El instituto San Juan de la Cruz de Medina advirtió al instructor acusado de abusos antes que a la Fiscalía de Menores

img

VALLADOLID, 11 Ene.

Causantes del Colegio de los Carmelitas Descalzos San Juan de la Cruz de Medina del Campo (Valladolid) advirtieron al instructor acusado de abusos sexuales sobre un menor antes de poner los hechos en conocimiento de la Fiscalía de Menores, con lo que, como de esta forma mantiene la acusación especial, tuvo suficiente tiempo para eliminar probables pruebas incriminatorias.

De esta forma se puso de manifiesto a lo largo de la segunda día del juicio, conmemorada a puerta clausurada exactamente la misma la primera. La vista ha contado con el vídeo con la declaración del menor, como prueba preconstituida, que el primero de los días no ha podido ser visionado por inconvenientes profesionales y con el testimonio de diferentes causantes del instituto medinense, como su directivo, el secretario y los amos de
Estudios de Primaria y Secundaria, según detallaron a Europa Press fuentes jurídicas.

A juzgar por sus afirmaciones, quedó de manifiesto que el enseñante objeto de juicio tuvo conocimiento a través del centro de la grave situación antes aun de que los hechos fuesen puestos a cargo de la Fiscalía de Menores, situación que el letrado que representa a los progenitores de la presunta víctima comprende que ha podido ayudar a que Ángel F.H. contara con virtud en el momento de remover cualquier prueba delictiva.

En este sentido, la acusación especial prosigue insistiendo en que el instituto no logró prácticamente nada, salvo avisar de esto al propio implicado, los progenitores del niño y la Fiscalía, ni adoptó medida alguna contra el instructor a lo largo de la etapa de instrucción, con la peculiaridad de que si está de baja sicológica es por el hecho de que de esta forma lo solicitó nuestro investigado.

Los presentes asimismo han explicado que por ese momento no había un protocolo de actuación, algo que en este momento se ha estipulado mediante una circular con consejos.

Además de esto, parte importante de la día estuvo centrada en la reproducción del vídeo donde el niño da su versión sobre lo acaecido aquel verano marcado por el confinamiento y en el que, según mantiene, en el primer mes del verano de 2020 el instructor de desplazó con su vehículo al pueblo de sus abuelos para ofrecerle un obsequio por su cumpleaños, situación que aprovechó para abusar de él en el turismo, y que días después fue víctima de una agresión sexual en la vivienda del acusado con ocasión de una celebración de fin de curso.

Con posterioridad a la emisión del vídeo, el magistrado presidente de la Sección Cuarta de lo Penal ha acordado inadmitir el testimonio de doce de presentes de la acusación especial, entre progenitores de estudiantes y la maestra de Francés del instituto cuyos hijos, según denuncian, padecieron algún género de acoso por la parte del encausado.

La razón esgrimida es que a juzgar por la declaración del menor, el tribunal se daba por instruido bastante, con lo que consideraba superfluas las citadas testificales por poco relevantes y no tratarse de presentes directos de los hechos.

La inadmisión de estas testificales generó la queja del acusador especial, en representación de los progenitores del menor, al estimar que semejantes testimonios tenían su importancia para probar exactamente el mismo 'modus operandi' seguido por el instructor con otros institucionales.

El juicio va a entrar este jueves en la tercera y de forma previsible última día. Está sosprechada las comparecencias del agente de la Policía Nacional que realizó el atestado y del jefe de la Brigada de Informática de la Policía Judicial, en un caso así para ratificar el informe en el que se recopila que el encausado efectuó al menor mucho más de 800 llamadas y unas 200 videollamadas en un transcurso de tres meses.

Del mismo modo, el especialista responderá a cuestiones de las partes sobre un móvil del menor que fue hallado en la vivienda del instructor a lo largo del registro del inmueble, tal como sobre tres cartas localizadas en su computador dirigidas al alumno en las que emplea una terminología poco correcta respecto de la pura relación académica entre los dos.

Asimismo comparecerá un sicólogo, a instancias de la acusación especial, para ratificar el informe elaborado en el que se da verosimilitud a los hechos denunciados por el niño.

Con carácter provisional, Fiscalía de Valladolid y la acusación especial, en representación de los progenitores del niño, piden para el encausado penas de 17 y 11 años de prisión, respectivamente.

Más información

El instituto San Juan de la Cruz de Medina advirtió al instructor acusado de abusos antes que a la Fiscalía de Menores