• viernes 3 de febrero del 2023

El nuevo arzobispo de Valladolid asegura que vivir en Iglesia "es la manera más óptima de humanizar y de servicio a el resto"

img

VALLADOLID, 30 Jul.

El nuevo arzobispo de Valladolid, Luis Argüello, ha reconocido que hoy en día se viven "tiempos expepcionales" ahora ha brindado su colaboración "de palabra y obra desde una convicción", la de que vivir y edificar la Iglesia es "la mejor forma de humanizar a cada individuo" y de llevar a cabo sociedad "en servicio a el resto", desde el reconocimiento de Cristo.

Así lo ha asegurado el nuevo prelado valisoletano a lo largo de la homilía que pronounció con ocasión de la Eucaristía que se ha festejado este sábado en la Catedral de Valladolid con ocasión de su ascenso, lo que le transforma en el arzobispo número 15 de la Diócesis de Valladolid.

"La Iglesia es familia de familias, nos encontramos ya que llamados a no cerrarnos en nuestra carne y a ser una persistente escuela de acogida, reconciliación y colaboración desde la alegría y promesa... Somos la Iglesia, universal y especial" ha asegurado el nuevo Arzobispo de Valladolid, que toma el relevo del cardenal y arzobispo emérito de la Diócesis pucelana, Ricardo Blázquez.

La Iglesia "es una gracias a su origen, a su Fundador y a su alma", indicó el prelado valisoletano, y significa "unidad" lo que es "un don y labor persistente de la Iglesia" como una escuela que se da a la sociedad "para sobrepasar la dialéctica de contrarios y la polarización de las diversidades".

Pero el nuevo arzobispo ha recordado asimismo que la Iglesia es "santa", es el Pueblo beato de Dios, y sus integrantes son llamados "beatos", pero al preguntarse si esto quiere decir que los integrantes de la Iglesia son "impecables" respondió: "No, somos pecadores de forma permanente necesitados del perdón.

Y al emprender la santidad, que ha de ser el resultado "de la unidad de vida dirigida por el Espíritu", Luis Argüello ha reconocido que el "grave peligro" de la Iglesia en el tiempo de hoy "es la escisión entre fe y vida -independencia y felicidad, situación y Dios, vida privada y vida eclesial o pública, sociedad civil y también Iglesia, historia y vida eterna".

Para el nuevo arzobispo afirma, sobre esto, que "l dualismo, másaún que la doble vida ética", es el enorme peligro "de la manera de ser cristianos en este cambio de temporada".

Igualmente, el prelado ha recordado que la Iglesia es Católica "por el hecho de que Cristo está que se encuentra en ella" y ha defendido "la catolicidaddel corazón" como un "persistente empeño" de conversión y de misión pero asimismo como "escuela para salir de sectarismos ideológicos en tantas ocasiones de la vida".

Durante su homilía, asimismo se ha referido a la condición "apostólica" de la Iglesia, puesto que está establecida sobre los apóstoles y ha pedio a sus hermanos a salir nuevamente para cantar a diferentesvoces que hea encontrado "el tesoro escondido".

"Dios te quiere, es Creador y Padre. Somos hijos y hermanos, la tierra es hogar de familia. Cristo dió la vida por ti. Camina libre del poder del pecado y del temor a la desaparición. El Espíritu te contribuye a vivir el día de hoy la noticia de la Vida eterna y a peregrinar contra corriente en la promesa de llegar a la morada donde la promesa se cumple", ha enumerado Argüello como esos bienes ocultos.

Asimismo, el nuevo arzobispo de Valladolid ha pedido "salir a los caminos" sin que les escandalicen o desanimen las adversidades pues la Mesa de la Comunión "está finalmente puesta" y la senda de la Misión "está terminantemente abierta".

El nuevo arzobispo estuvo arropado por 4 cardenales, el de Valladolid, Ricardo Blázquez; el presente cardenal de Madrid, Carlos Osoro, y el cardenal émerito Antonio María Rouco Varela y el de Santa Lucía de Gonfalone, Aquilino Bocos, tal como por el Nuncio del Papa en España, y el subsecretario de la Congregación para el Culto Divino, el pucelano Aurelio García.

Igualmente otros 40 y un obispos, obispos retirados y arzobispos ha arropado a monseñor Argüello, nativo de la ciudad palentina de Meneses de Campos, en esta acto de ascenso, que se genera una vez que el pasado 17 de junio el Papa Francisco admitiese la renuncia de Ricardo Blázquez, al haber superado la edad de jubilación, y le nombrase su sustituto.

Más información

El nuevo arzobispo de Valladolid asegura que vivir en Iglesia "es la manera más óptima de humanizar y de servicio a el resto"