• jueves 2 de febrero del 2023

Escuelas Católicas Castilla y León ofrecen seguridad y calidad para el nuevo curso

img

VALLADOLID, 9 Sep.

Escuelas Católicas Castilla y León ha anunciado este viernes un curso 2022-2023 marcado por el objetivo de las limitaciones sanitarias, pero asimismo por el descenso de la natalidad y la apurada implantación de la novedosa ley de educación en los tutoriales impares, con el trabajo plus y la incomodidad generada por un profundo cambio del enfoque educativo, los retrasos en el avance curricular, la carencia de tiempo para efectuar programaciones adaptadas o tener materiales actualizados, o las inquietudes en lo que se refiere a la promoción, titulación o la novedosa selectividad.

Los centros de Escuelas Católicas Castilla y León vuelven el día de hoy a las clases con 99.155 estudiantes y 9.529 expertos en sus salas. Representan el 29% de la educación de la red social autónoma.*

Encaran con alguna indecisión un nuevo curso marcado por la precipitada implantación de la LOMLOE, la crisis energética, la inflación y la baja natalidad. Agradecen la defensa del sistema educativo de hoy y la independencia de decisión de las familias que se hace desde el gobierno regional y piden una ampliación del mapa escolar de FP, incremento de la partida de Otros Gastos y la concertación de toda la etapa de Infantil.

"La puesta en marcha de la LOMLOE fué precipitada y con una urgencia superflua que dañará a la calidad de enseñanza. Será un curso dudoso en lo académico y no son las condiciones óptimas para establecer una reforma didáctica. En un instante en el que la seguridad del gobierno no está probada, deberíamos remar hacia un pacto educativo global por el hecho de que si no esta ley está abocada a un nuevo cambio. La red social didáctica no habría de estar expuesta a los vaivenes normativos políticos", ha proclamado Leandro Roldán Maza, secretario autonómico de Escuelas Católicas.

"Por nuestra parte, vamos a trabajar por el hecho de que nuestros departamentos jurídico y formativo logren ofrecer contestación a las pretensiones del profesorado y equipos directivos en este intérvalo de tiempo", ha añadido Roldán a lo largo de la presentación del curso efectuada en el Colegio Nuestra Señora de la Consolación, Agustinas, de Valladolid.

Además de esto, ha lamentado que los centros concertados deberán lidiar con los efectos calamitosos de la subida del precio de la energía y de una inflación sobre el diez% que repercutirá en la coyuntura económica de los institutos y asimismo de las familias, con un incremento de costos de los distintos servicios institucionales (comedor, transporte, material escolar, ocupaciones complementarias o extraescolares).

"Un sobrecoste que padecerán familias y centros y mucho más sabiendo que el módulo de recitales solo subió un 2%, deficiente para contrarrestar esta inflación. Será un curso mucho más alarmante si cabe, y ahora venimos de 2 tutoriales precedentes durísimos", explicó Roldán, para quien por eso mismo es mucho más preciso que jamás el incremento de la partida de Otros Gastos.

Tal partida es la destinada al pago del personal no enseñante, al equipamiento preciso para la tarea didáctica y al cuidado del centro: luz, calefacción, reparaciones urgentes ordinarias..."una partida que todavía es deficiente en Castilla y León en tanto que los costos reales del desempeño de un centro educativo son en este momento considerablemente más deficitarios", ha subrayado.

La previsión sobre el número de estudiantes total en las salas de Escuelas Católicas este curso en Castilla y León es de 99.155, cerca del 0,5% mucho más que el curso previo, un incremento animado primordialmente por la puesta en marcha de la gratuidad para los institucionales de 2-3 años.

"Piensa una enorme apuesta, que agradecemos, por la parte de la Junta de Castilla y León, así como anunció su presidente en la apertura del curso escolar previo y un esfuerzo económico para favorecer a todas y cada una de las familias de Castilla y León. Es un avance que influirá de forma positiva en la conciliación familiar y en la ampliación de la independencia de decisión de centros en tanto que las familias que escogen institutos de Escuelas Católicas van a poder asimismo favorecerse de esta gratuidad, eludiendo agravios comparativos".

Roldán espera que logre alcanzar a todo el primer período de Infantil y transformarse más adelante en una concertación plena que asista a todas y cada una de las familias de la red social, ·a fin de que alguno logre asistir al centro que quiera".

Un total de 72 centros de Escuelas Católicas va a ofrecer este nivel educativo adhiriéndose al programa de subvenciones brindado por la Junta de Castilla y León. Representan al 11% de todos y cada uno de los centros (653) que dan este curso de manera gratuita, y van a tener 1.441 estudiantes en sus salas (14% del total), delegados en 95 entidades.

En cuanto a la Formación Profesional, Escuelas Católicas Castilla y León va a tener este curso un rápido aumento de entidades. Sin embargo, en esta apuesta de las gestiones por la FP "nos agradaría tener mucho más peso concreto y sostener una oferta creciente de FP concertada", ha comentado Leandro Roldán.

"Muchos son los títulos autorizados, varios de ellos a nivel privado, que tienen demanda y que no están colocados en internet pública. Es preciso realizar un esfuerzo por acrecentar la concertación de esos estudios puesto que la educación concertada tiene un enorme valor por su aportación al sistema educativo de Castilla y León. Por eso es esencial asegurar la precisa seguridad de nuestro sistema educativo y también impulsar medidas que fortalezcan tanto el derecho de todos a una educación de calidad, como la independencia de enseñanza", indicó el secretario autonómico.

De esta forma, más allá de las adversidades, los expertos de los centros de Escuelas Católicas van a tener nuevamente este curso que trabajar duro a fin de que sus estudiantes y familias prosigan satisfechos y contengan su seguridad en un emprendimiento común avalado por su experiencia, calidad, seguridad, innovación y deber, un modelo educativo que sostiene su apuesta por la educación integral de los estudiantes, por una educación en valores sostenida por una atención personalizada y un rastreo incesante de cada niño.

Más información

Escuelas Católicas Castilla y León ofrecen seguridad y calidad para el nuevo curso