• jueves 2 de febrero del 2023

España amontona cerca del 40% del total de hectáreas quemadas este año en la UE, con mucho más de 236.000

img

   El Gobierno español cifra en 162.447,44 las hectáreas en los siete primeros meses del año

   MADRID, 8 Ago.

   España amontona cerca del 40 por ciento (39,39%) del total de hectáreas quemadas este año en la Unión Europea, con 236.575 de las 600.731 hectáreas carbonizadas hasta el 6 de agosto en los Veintisiete, según datos del Sistema Europeo de Información de Incendios (EFFIS) de Copernicus.

   La diferencia con Rumanía, el segundo país de Europa que mucho más área carbonizada aportó es destacable, en tanto que allí han ardido 150.027 hectáreas, lo que significa 86.548 hectáreas menos que en España. El tercer puesto es para Portugal, donde se han quemado 61.202 hectáreas.

   Sin embargo, porcentualmente con en comparación con tamaño de cada nación, el mucho más perjudicado es Portugal, donde las llamas han calcinado el 0,67 por ciento de su área (9,18 millones de hectáreas); seguido por Rumanía, con el 0,63 por ciento de su territorio perjudicado (23,83 millones de hectáreas). En ese sentido, España ocupa el tercer puesto con el 0,47 por ciento de los 50,60 millones de hectáreas de suelo nacional quemado.

   No obstante, el sistema de estadísticas del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, que se alimenta de la información que le remiten las comunidades autónomas, ubica en 162.447,44 hectáreas la área quemada en el grupo de España en los siete primeros meses del año.

   La diferencia en una semana sería de 74.127 hectáreas entre los datos de europa, que engloban hasta el 6 de agosto, y los del Gobierno español. Sin embargo, el previo cómputo, que llegaba hasta el 24 de julio apuntaba hasta esa fecha algo mucho más de 135.000 hectáreas perjudicadas.

   En todo caso, la cifra, 162.447,44 hectáreas ubica por año 2022 como el peor año del decenio en temas de incendios, seguido por 2012, en el momento en que en estos siete primeros meses del año se habían quemado 150.194 hectáreas, un 7,54 por ciento menos.

   Sin embargo, 2022 hasta hoy no es el año con mayor número de siniestros, que se cifran en 6.816, un número aproximadamente afín a la media del decenio, que se ubica en 6.497 fuegos.

   De estos, 4.633 fueron intentos que se extinguieron antes de lograr 1 hectárea de área perjudicada y 2.183 fueron incendios. De ellos, 37 superaron las 500 hectáreas quemadas y pasaron a engrosar la categoría de enormes incendios forestales (GIF), un número que deja muy atrás a la de los 21 GIF de 2012 y aún mucho más a los 9 fuegos de esta dimensión de media en los últimos diez años.

   De las 162.447,44 hectáreas quemadas en los siete primeros meses del año, 76.776,59 hectáreas eran área arbolada y otras 75.490,68 hectáreas de área matorral y monte abierto. Las diez.180,17 hectáreas sobrantes eran de pastos y dehesas.

   Respecto a la distribución geográfica, el 45,34 por ciento de los siniestros se asentaron en el nordoeste (Galicia, Asturias, Cantabria, León y Zamora), donde se ha quemado el 41,89 por ciento de la área arbolada total y el 37,82 por ciento de toda la área forestal quemada.

   En segundo rincón por número de incendios se ubican las comunidades interiores, donde se contabilizaron 37,15 por ciento de los siniestros. Allí se quemó el 41,65 por ciento de la área arbolada quemada en el grupo del país y el 44,08 por ciento del total de la área forestal.

   Por su lado, las zonas mediterráneas acogieron el 17,11 por ciento de los incendios en los que se quemó el 12,89 por ciento de la área arbolada y el 15,62 por ciento de la área forestal.

   Por último, en Canarias, donde solamente se contabiliza el 0,40 por ciento de los incendios, se quemó el 3,57 por ciento de la área arbolada y el 2,49 por ciento de la área forestal.

Más información

España amontona cerca del 40% del total de hectáreas quemadas este año en la UE, con mucho más de 236.000