• martes 06 de diciembre del 2022

Fischer comienza como directivo titular de la OSCyL: "Era una decisión obvia, estoy muy animado"

img

   VALLADOLID, 12 Oct.

   El profesor suizo Thierry Fischer comenzará este jueves, 13 de octubre, como directivo titular de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL), cargo para el que fue nombrado en el mes de junio y al que llega "muy animado", hasta el punto de asegurar que admitir esta oferta "era una decisión obvia".

   "Deseaba elegir las etapas de mi vida solo desde el mucho más grande entusiasmo, o en caso contrario sería peor decir que sí. Algo que me incentiva aquí es la ambición, la sana y lícita ambición artística, y la calidad de los músicos", ha defendido Fischer en una entrevista concedida a Europa Press donde ha alabado de ellos su "apetito" por estudiar y por "ser empujados para ofrecer lo destacado".

   El profesor suizo protagonizará el segundo concierto de abono de la temporada de la OSCyL, en el que se va a poner por vez primera a la batuta de la Sinfónica desde su ascenso, más allá de que ahora la ha dirigido antes como directivo invitado, una situación diferente a la que en este momento, según reconoce, asiste "sin presión", pese a las esperanzas creadas por su ascenso, pero sí con "mucha motivación".

   "La Gerencia es muy motivadora, la Comunidad se siente muy orgullosa de su Orquesta", destaca Fischer, quien apunta que la combinación de todos estos componentes hizo que admitiera el cargo "sin dudar".

   Thierry Fischer --quien compatibiliza este cargo con el de directivo titular de la Orquesta del Estado de São Paulo (Brasil) y, hasta 2023, de la Sinfónica de Utah (USA), de la que va a pasar a ser directivo emérito-- remarca que estar adelante de una organización artística como la OSCyL "no es como estarlo en una deportiva", ya que aquí las resoluciones se adoptan "colectivamente".

   De este modo, en esta primera temporada de las tres prorrogables por las que ha firmado el que ocupase anteriormente otras titularidades en las orquestas del Ulster, BBC de Gales o Nagoya, Fischer se marcó como desafíos el ver "qué género de repertorio" va a realizar la Orquesta, qué sonidos desarrollar juntos o qué proyectos arrancar. "Los músicos están muy motivados, la Gerencia... el ámbito es fabuloso. Todo es fabuloso, estoy feliz de estar en España, hay buenísima activa en la zona", ha añadido.

   Por todo ello, el directivo reitera que que no siente "ninguna presión", y si bien "sí mucha compromiso", remarca que "no en el ámbito". "Estoy muy feliz de iniciar esta semana", ha sentenciado.

   Si bien radica frecuentemente en Ginebra (Suiza) y viaja "diez meses por año" para regentar por todo el planeta, Thierry Fischer admite que Valladolid va a ser la cabeza de su otra "mini vivienda", desde la que espera poder comprender próximamente tanto la localidad como la Comunidad y "gozar la civilización de Castilla y León, desde el arte hasta la comida y el vino".

   Sobre la duración que tiene la posibilidad de tener la etapa que empieza adelante de la OSCyL, de la que se convirtió en su quinto directivo titular, Fischer impide cerrar un número y protege que el instante de ponerle fin se va a dar "en el momento en que el líder piensa que no puede dar solamente y en el momento en que la organización necesite sangre fría". "No puedo ofrecerte un número, pero te puedo mencionar que para llevar una orquesta a un nivel increíblemente prominente hacen falta unos pocos años, lo que desee que eso signifique", ha bromeado el directivo suizo.

   En este primer concierto como directivo titular, la Sinfónica de Castilla y León va a contar con la presencia como solista del chelista alemán Alban Gerhardt, con quien Fischer ahora ha compartido ámbito en precedentes oportunidades y a quien considera "un óptimo amigo". "Soy un enorme seguidor de él", protege el directivo, quien encomia su "enorme nivel" como músico, pero asimismo su carácter "intrépido y interesante" en el momento de tocar, lo que piensa "una inspiración" para la Orquesta.

   La carrera en todo el mundo de Alban Gerhardt se inició con su debut adjuntado con la Filarmónica de Berlín y Semyon Bychkov en 1991. Notables colaboraciones con orquesta tienen dentro la del Concertgebouw de Ámsterdam, la Filarmónica de Londres, la Tonhalle de Zúrich, las sinfónicas de Cleveland, Filadelfia, Boston y Chicago, tal como con la Filarmónica de Helsinki. En esta ocasión, va a ser su segunda participación con la OSCyL tras su paso por el Centro Cultural Miguel Delibes en la temporada 2019/20.

   El repertorio del segundo programa de abono, el jueves 13 y el viernes 14 de octubre a las 19.30 horas en la Sala Sinfónica Jesús López Cobos del Centro Cultural Miguel Delibes, va a ofrecer la 'Sinfonía número 96 en remayor, Hob. 1:96' famosa como 'El Milagro' de Joseph Haydn (1732-1809).

   Se trata de la cuarta de las conocidas como Sinfonías de Londres (números 93-104), completada en 1791 y estrenada el 11 de marzo de ese año en Hanover Square Rooms de Londres.

   Ahora, la OSCyL interpretará el Concierto para violonchelo y orquesta 'Never give up' ('No darse jamás por vencido') del compositor y pianista Fazil Say (1970), donde la Orquesta incorporará con el violonchelo de Gerhardt. Se trata de un concierto para violonchelo y orquesta en tres movimientos, que Say escribió como contestación a los asaltos terroristas sufridos en París y Estambul. El concierto fue estrenado en el Teatro de los Campos Elíseos de París.

   La segunda una parte del concierto, va a abordar la 'Sinfonía número 1 de do menor, op. 68' de Johannes Brahms (1833-1897), sinfonía de 4 movimientos a la que el compositor, pianista y directivo de orquesta alemán del romanticismo, dedicó cuando menos 14 años, datando los bocetos de 1854. El estreno de la sinfonía fue comandado por el amigo de Brahms Felix Otto Dessoff, y sucedió el 4 de noviembre de 1876 en Karlsruhe, Alemania.

Más información

Fischer comienza como directivo titular de la OSCyL: "Era una decisión obvia, estoy muy animado"

Noticias de hoy más vistas