Hospitales de Burgos, León y Salamanca galardonados por su calidad asistencial en el tratamiento del ictus por la Organización Europea.

Hospitales de Burgos, León y Salamanca galardonados por su calidad asistencial en el tratamiento del ictus por la Organización Europea.

VALLADOLID, 10 Dic. - La Organización Europea del Ictus (ESO en inglés) y la Iniciativa Angels han otorgado el prestigioso galardón de Mención Platino al Complejo Asistencial Universitario de Burgos, mientras que los complejos universitarios de León y Salamanca recibieron la Mención Oro. Estos reconocimientos se deben a su excelencia en la atención médica y al cumplimiento de los estándares de calidad europeos en el tratamiento de pacientes con ictus.

Los premios ESO Angels buscan destacar la eficiente gestión de los hospitales que han monitorizado y proporcionado datos que contribuyen a la investigación y mejora en el tratamiento de los pacientes con ictus.

Para recibir este premio, las unidades de ictus de los hospitales deben cumplir con criterios de calidad en la aplicación de tratamientos, la evaluación y asistencia a los pacientes, así como el tiempo de respuesta.

Se evalúa, por ejemplo, el tiempo que tarda un paciente desde su llegada al hospital hasta la realización de un TAC cerebral, así como el tiempo transcurrido desde la prueba hasta la aplicación de la fibrinólisis. También se tiene en cuenta la tasa de aplicación de tratamientos tromboembólicos y la evaluación de la disfagia, entre otros síntomas.

Cada treinta minutos, un paciente con ictus que podría haber sido salvado muere o queda discapacitado de forma permanente. Por esta razón, la Iniciativa Angels reúne a una comunidad global de centros de ictus y hospitales de referencia que trabajan para aumentar el número de pacientes tratados en centros especializados y mejorar la calidad de atención médica a través de consultorías y asesoramiento a profesionales de la salud.

El ictus es la principal causa de discapacidad y la primera de mortalidad en mujeres (la segunda en hombres). En el caso de Castilla y León, la dispersión geográfica y el envejecimiento de la población plantean retos adicionales para el abordaje de esta patología.

La atención al ictus requiere un enfoque multidisciplinario, lo que aumenta la probabilidad de que ocurra algún fallo en la cadena de atención y, por lo tanto, empeore el pronóstico del paciente. Además, la falta de conocimiento de la población sobre cómo identificar un ictus hace que muchos pacientes lleguen al hospital demasiado tarde.

El galardón otorgado a los hospitales de Burgos, León y Salamanca (estos dos últimos ya recibieron uno en 2018) tiene como objetivo principal mejorar la atención al paciente con ictus en todas las etapas, tanto en el ámbito extrahospitalario como hospitalario. Este proceso involucra a todos los profesionales de los equipos multidisciplinarios que los atienden, desde médicos especialistas como neurólogos y radiólogos, hasta enfermeros, auxiliares y técnicos. Es un reconocimiento a la labor de todos los profesionales involucrados en el abordaje del ictus.

Además del premio, los profesionales e instituciones que forman parte de la comunidad Angels recibirán apoyo para intercambiar experiencias, identificar buenas prácticas y acelerar la implementación de mejoras en la atención a los pacientes.

Estos premios también sirven como plataforma para que la Organización Europea del Ictus (ESO) reconozca la excelencia en la atención al ictus y destaque a los equipos y organizaciones que van más allá de lo esperado en el cuidado de sus pacientes.

Categoría

Castilla y León