• lunes 03 de octubre del 2022

Juicio contra el pederasta acusado de repartir vídeos de violaciones anales de bebés

img

Formarían una parte del ingente material intervenido en 2016 en el hogar del encausado, con mucho más de 33.000 ficheros

VALLADOLID, 28 Jun.

Fiscalía de Valladolid pide una condena de siete años de prisión para un presunto pederasta que va a ser juzgado este miércoles, 29 de junio, con ocasión de su detención en el mes de noviembre de 2016 tras un registro en su residencia en el que se le requisaron mucho más de 33.000 ficheros de pornografía infantil, ciertos de ellos de extrema crudeza puesto que recogían la violación anal de bebés de entre 2 y tres años.

El juicio se festejará en la Audiencia de Valladolid, donde el fiscal del caso asiste con la referida solicitud de pena privativa de independencia por un delito de posesión y distribución de pornografía infantil, adjuntado con la inhabilitación por espacio de diez años para cualquier profesión u trabajo, remunerado o no, que conlleve contacto regular con menores de edad y personas con discapacidad, tal como independencia observada a lo largo de una década, según detallaron a Europa Press fuentes jurídicas.

El origen de los hechos se remonta al instante en el que la Unidad Central de Menores y Abuso Sexual de la Policía Judicial de la Guardia Civil advirtió, entre el 1 de enero y el 14 de agosto de 2016, un total de 137 ficheros de contenido explícito de abuso sexual infantil compartido desde una dirección de IP específica.

Realizada la investigación pertinente a través de mandamiento judicial a la compañía de telefonía France Telecom, la pista se centró en la persona del en este momento encausado, vecino del vecindario de Las Delicias, en cuyo hogar se practicó un completo registro el día 8 de noviembre de 2016.

Los agentes actuantes se requisaron de once discos duros, diferentes ordenadores, tres dispositivo externo y CDs y DVDs que, una vez analizados, comprobaron la instalación de programas Emule y Ares de trueque de ficheros en redes Per to Peer y en exactamente los mismos se encontraron ficheros de pornografía infantil que, en teoría, habían sido descargados y compartidos.

La investigación apunta que en la documentación se ocuparon hasta 33.157 ficheros, entre vídeos y fotografías, en los que habían quedado reflejadas buscas del tipo 'pequeños ducha' o 'desvestir'.

Los agentes destacan situaciones de "carácter en especial degradante", en referencia a aquellas en las que se muestran bebés de entre 2 y tres años violados analmante y vejados, tal como una pequeña de cinco penetrada bucal y analmente, por ejemplo del mismo tenor no menos vejatorias.

Más información

Juicio contra el pederasta acusado de repartir vídeos de violaciones anales de bebés