• martes 04 de octubre del 2022

La cubierta del HUBU va a ser doblegada en poco tiempo a una reforma integral para corregir inconvenientes de infiltraciones

img

Las proyectos afectan a una área de cerca de 2.000 m2

BURGOS, 2 Ago.

La compañía concesionaria del Hospital Universitario de Burgos (HUBU) empezará en próximas datas las proyectos de rehabilitación de la cubierta del edificio para corregir inconvenientes de infiltraciones de agua registrados en el momento en que llovizna con una alguna intensidad y que chocan, más que nada, en la región del vestíbulo y salón de actos del centro.

La región perjudicada por esta reforma es de 1.971,06 m2 de la cubierta sobre la entrada primordial de hospital, hoy día en empleo.

Por esta razón, se efectuarán unas actuaciones anteriores de aislamiento de la región donde se marcha a intervenir para asegurar en todo instante el ingreso seguro al centro hospitalario.

En este sentido, está pensado que la última semana de agosto empieze la colocación de los andamios y la cobertura y señalización de toda la región perjudicada por la intervención, tal como las cuestiones de inseguridad pertinentes. De hecho, esta semana se ha puesto ahora un primer andamio de afuera para lograr entrar a la cubierta a efectuar mediciones anteriores.

Tras unas actuaciones temporales de impermeabilización llevadas a cabo en 2019, la compañía concesionaria del hospital, Eficanza, encargó una investigación a especialistas de la Universidad de Burgos (UBU) para comprender la problemática estructural y las probables resoluciones técnicas.

Una vez detectados los inconvenientes concretos de la cobertura original de zinc se hizo cargo la redacción de un emprendimiento a una investigación de arquitectura local y, tras conseguir el visto bueno de la administración regional, se procederá a la intervención en la cubierta para paliarlos.

Las proyectos de rehabilitación influyen primordialmente en tres puntos: una exclusiva impermeabilización a partir de una membrana impermeable de app líquida de poliuretano; un aumento de la pendiente de la cubierta para hallar una pendiente traje del 5,5 por ciento y, por último, un incremento de los pesebrones, que son los elementos que encauzan el agua de lluvia hacia las bajantes, agregando además de esto una exclusiva bajante media de evacuación de agua.

Con estas actuaciones, las aguas pluviales se van a recoger en la cubierta a través de ocho pesebrones, con 4 puntos de salida cada uno de ellos, que van a conducir el agua, por medio de bajantes, hasta la red exterior.

El emprendimiento implica el desmontaje de toda la cobertura de hoy, incluyendo los lucernarios que ya están, que se reutilizarán tras su desmontaje, elevándose su acompañamiento en 25 centímetros, para asegurar la novedosa pendiente de cubierta y pesebrones.

Además de esto, se desmontará la cubertura de zinc dejando al descubierto el tablero que servía de acompañamiento a la cobertura. Adicionalmente se verificará el estado de los tableros.

Va a ser preciso asimismo desarmar las carpinterías (ventanas) de la tercera planta de la testera sur del edificio administrativo, tal como los remates de aluminio que ya están para su adaptación a la novedosa dimensión de las ventanas.

De manera previsible, estos trabajos de ejecutarán de una forma progresiva en el transcurso de un periodo de tiempo estimado de tres meses para perjudicar lo menos viable al desempeño del ingreso primordial al hospital.

En otro orden de cosas, estas proyectos de optimización de la cubierta, como el resto de actuaciones puntuales que se realizaron en la infraestructura en los últimos años, no suponen ningún coste a la Administración Regional siendo la compañía concesionaria la responsable del edificio a lo largo de la etapa de explotación del contrato de colaboración público-privada.

Más información

La cubierta del HUBU va a ser doblegada en poco tiempo a una reforma integral para corregir inconvenientes de infiltraciones