• jueves 08 de diciembre del 2022

La Junta lanza una campaña informativa en comunidades para mentalizar sobre sumisión química

img

VALLADOLID, diez Ago.

La Consejería de Familia y también Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León ha publicado una campaña informativa en comunidades para mentalizar a la población de las secuelas legales que conlleva cometer esta clase de delitos y, por otro lado, reportar sobre los peligros que piensa para la salud

La campaña, que va a estar vigente a lo largo de todo el verano por medio de las cuentas oficiales de comunidades de la Junta, comunica de qué es la sumisión química, de qué manera protegerse y de qué forma accionar, según informó la Consejería mediante un aviso.

Como recuerda la Administración autonómica, la sumisión química es la administración o ingesta de alcohol y otras drogas que personas extrañas usan con fines delictivos.

En este sentido, ten en cuenta que si bien abusar de un individuo que está bajo los efectos de la sumisión química es delito, el no evitarlo en el momento en que se es siendo consciente de que se está generando "es una grave irresponsabilidad". "Hablamos de una problemática popular de hoy que se convirtió, en especial a lo largo de este verano, en una de las considerables intranquilidades de los jóvenes y asimismo de los progenitores", añade la Consejería.

Este fin de semana, coincidiendo con el 15 de agosto, se festejan fiestas en varios ayuntamientos de Castilla y León, donde van a tener rincón varios acontecimientos tumultuarios. Ante esta situación, la Junta de Castilla y León, por medio de la Consejería de Familia y también Igualdad de Oportunidades, puso en marcha la campaña.

Con ello, el Gobierno autonómico quiere aumentar la seguridad y eludir las situaciones de sumisión química comunicando de las secuelas judiciales que tiene para los autores, señalando diferentes medidas de precaución y realizando partícipe al unísono al resto de la ciudadanía a través de la convidación a todas y cada una la gente a ayudar informando a las autoridades en caso de que sean presentes de un accionar extraño o crean que alguien puede estar en riesgo.

Con esta idea, la Junta destaca que no quiere "hacer alarma ni miedo", sino la población conozca las secuelas jurídicas que implica la comisión de este delito, tal como los síntomas que hace esta agresión, tal como que sepa "de qué manera accionar y dónde asistir" en caso de ser víctima de tal delito.

La campaña apuesta por repartir "mensajes positivos que evitan culpar a la víctima", unitarios y amoldados a las demandas de cada instante, que procuran "implicar a toda la sociedad".

Los objetivos son anunciar la sumisión química como la presente problemática popular que es, tal como reportar de de qué forma protegerse de estas prácticas delictivas, de sus síntomas para advertir y reducir los peligros que acarrea y de de qué manera accionar frente a un caso de sumisión química.

La campaña del Gobierno de Castilla y León, primeramente, se enfoca en reportar de que la sumisión química es un delito que implica graves secuelas legales para los infractores, de esta forma para la salud de la gente perjudicadas. Por otra sección, mensajes que invitan a gozar se mezclan en esta idea con otros que llaman a la precaución y comentan de qué manera estar alarma y protegerse frente probables actos de sumisión química.

La Junta asimismo advierte de los síntomas que genera esta práctica con el objetivo de que cualquier persona logre detectar que fué víctima de ella. En esta situación, comunica precisamente de lo que esta persona debe realizar, poniendo hincapié en la necesidad de comunicar instantaneamente a la gente de su ambiente que tenga mucho más cerca.

La campaña va a estar vigente a lo largo de todo el verano mediante las cuentas oficiales de comunidades de la Junta de Castilla y León.

Más información

La Junta lanza una campaña informativa en comunidades para mentalizar sobre sumisión química