• martes 04 de octubre del 2022

La UBU lidera un emprendimiento para generar metano y amoníaco como portadores de hidrógeno con 2,7 millones de inversión

img

BURGOS, 16 Jul.

La Universidad de Burgos (UBU) lidera un emprendimiento, en el que ayudan el resto de universidades públicas de la zona y 2 centros tecnológicos, que quiere generar metano y amoníaco como portadores de hidrógeno y se apoya en la economía distribuida, local y a pequeña escala y que tiene 2,7 millones de financiación.

El Gobierno de España, en los proyectos complementarios 2021 a través de los que lleva a cabo su Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, ha aprobado el emprendimiento de investigación, anunciado por la Junta a iniciativa de la Universidad de Burgos, llamado 'Tecnologías, materiales y procesos para producción a pequeña escala de portadores de hidrógeno renovable (metano y amoníaco) para un aprovechamiento distribuido (H2MetAmo)', que va a ser financiado con cerca de 2,7 millones de euros, aportados al 65 por ciento por el Gobierno y al 35 por ciento por la Junta.

El propósito de esta iniciativa, concebida como un emprendimiento zona de avance de tecnología, es la investigación en tecnologías, materiales y procesos que dejen la fabricación de portadores de hidrógeno, específicamente amoníaco y metano, desde hidrógeno verde y llevarlo a cabo a través de el diseño de pequeñas plantas modulares que dejen el avance de una economía distribuida, en contraposición con las considerables plantas de producción, y on-line con la economía local y circular, eludiendo los inconvenientes que acarrea la dependencia de enormes infraestructuras, comunica la institución académica a Europa Press.

La iniciativa, cuyos organizadores son José Miguel García Pérez, vicerrector de Investigación, Transferencia y también Innovación, y Gonzalo Salazar Mardones, vicerrector de Relaciones con la Empresa y Resiliencia de la UBU, "reúne los sacrificios" de las 4 universidades públicas de Castilla y León, de los centros tecnológicos Cidaut y Cartif y tiene el acompañamiento de varias compañías de ámbito regional y nacional, en especial de Hiperbaric, y de la Asociación Castellano y Leonesa del Hidrógeno (H2CyL).

Este nuevo plan complementario se aúna a los otros 2 concedidos en 2021 a instituciones de investigación de Castilla y León en temas de Comunicaciones Cuánticas y de Materiales Avanzados, en los que asimismo participa la Universidad de Burgos.

Las actuaciones de este emprendimiento dirigido por la Universidad de Burgos se tienen dentro en el resto de las acciones ahora acordadas en el contexto de la 'energía y el hidrógeno', complementado otras caracteristicas vinculados a la generación o aprovechamiento del hidrógeno. En la cadena de valor del hidrógeno verde, que incluye la generación, transporte y empleo, H2MetAmo incluye la transformación en portadores como el amoníaco o el metano, cuya utilización es instantánea y directa en la industria de hoy, representando un consumo garantizado en la industria sin adaptación agregada, señala la informaicón.

Por tanto, la iniciativa se fundamenta el avance de tecnologías para el aprovechamiento de hidrógeno verde convirtiéndolo en síntesis de amoníaco (NH3) y de metano (CH4) como portadores de empleo industrial inmediato. La innovación radica en el avance de tecnología para el diseño de plantas modulares para una economía distribuida.

Estas plantas parten de los procesos Haber-Bosch y Sabatier, de sobra de cien años, que aprovechan una economía de escala para hallar eficacia energética y económica. Por tanto, el propósito radica en el desescalado a una iniciativa modular, que sea posible técnica y energéticamente. Para ello, se van a abordar desafíos en tres enormes bloques: primeramente, el diseño de materiales; en segundo término, el estudio de catalizadores que dejen su máxima eficacia a pequeña escala; y, por último, la optimización de sistemas de presión y temperatura. Y todo ello con una visión de avance industrial, de diseño de planta en esa menor escala, apostilla la UBU.

El amoníaco conseguido por este medio, aparte de su clásico empleo en la industria química, servirá para guardar y transportar hidrógeno de una manera fácil, en tanto que podría usarse para, partiendo de él, conseguir nuevamente hidrógeno.

A su vez, el metano, ingrediente mayoritario del gas natural y conseguido desde CO2 y también hidrógeno verde, reduciendo con esto los escenarios de CO2, puede ser distribuido por medio de la red que existe de gas natural, como comburente sintético que, en el cómputo global, consigue un nivel nulo de emisiones CO2.

El plan de tres fases antes descrito y las líneas de actuación propias de esta iniciativa, es complementario con las líneas ahora que ya están, establecidas en el Convenio Marco para la realización de un programa de I D i en el marco del Plan Complementario en el Área de Energía y también Hidrógeno Verde, al explotar de forma eficaz el hidrógeno generado, convirtiéndolo y valorizándolo aún mucho más.

Aunque el término de economía distribuida no es nuevo y su empleo para la generación de nuevos modelos de negocio en el ámbito de la generación eléctrica y el hidrógeno ahora se ha planteado anteriormente, la iniciativa de la UBU aprobada por el Ministerio de Ciencia y también Innovación por mediación de la Junta muestra distintas virtudes en la producción distribuida de metano y amoníaco verde desde la transformación de H2 verde, enseña la facultad.

Por un lado, dota de mayor autonomía, puesto que su generación de menor dependencia del exterior. Por otro lado, piensa un notable ahorro en costos de transporte y logística, merced al acoplamiento entre producción y empleo y al almacenaje del hidrógeno con apariencia de gases equilibrados y, además de esto, capacidad la creación de una economía local que ayuda como motor del avance económico y popular del ambiente, concluye el comunicado.

Más información

La UBU lidera un emprendimiento para generar metano y amoníaco como portadores de hidrógeno con 2,7 millones de inversión