León, Segovia y Zamora afrontarán un severo riesgo por bajas temperaturas el próximo lunes.

León, Segovia y Zamora afrontarán un severo riesgo por bajas temperaturas el próximo lunes.

El próximo martes 9 de enero dará inicio a un importante episodio de nevadas que se extenderá hasta el jueves 11 en diversas regiones de España. Según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), este lunes 8, un total de seis comunidades autónomas estarán en riesgo por viento, oleaje y frío.

Las regiones en riesgo (aviso amarillo) o riesgo importante (aviso naranja) serán Aragón, Baleares, Castilla y León, Cataluña, Madrid y la Comunidad Valenciana. Se esperan temperaturas mínimas de hasta -6ºC en Huesca, León, Segovia, Zamora, Barcelona, Girona, Lleida y Madrid.

A su vez, se prevé que las fuertes rachas de viento alcancen los 80 km/h en Castellón, Girona, Lleida, Tarragona y Huesca. En algunas zonas, estas ráfagas de viento generarán alertas amarillas por oleaje en Castellón, Mallorca, Ibiza y Formentera, mientras que en Tarragona, Girona y Menorca se esperan olas de hasta seis metros, con alerta naranja.

La retirada del flujo atlántico del noroeste y la aproximación de un frente atlántico desde el oeste serán las principales condiciones climáticas de la jornada. En el norte peninsular se esperan cielos nubosos y precipitaciones débiles en el Cantábrico oriental, así como posibles nevadas en el Alto Ebro, el sistema Ibérico, los Pirineos y zonas cercanas, aunque menos intensas y probables que en días anteriores.

En el resto de la Península, el día comenzará con intervalos nubosos en el centro-noreste y poca nubosidad en el resto. Sin embargo, el acercamiento de un frente atlántico aumentará la nubosidad de oeste a este y puede haber precipitaciones en el cuadrante suroeste, especialmente en Huelva y Extremadura. En Baleares, una borrasca mediterránea provocará intervalos nubosos y posibles chubascos en el este del archipiélago. En Canarias, se esperan intervalos nubosos y nubes altas, con la posibilidad de algunos chubascos aislados en las zonas montañosas.

Se prevén importantes nevadas en Pirineos, a cualquier altitud, en otras montañas del noreste entre 400 y 800 metros, en el noroeste entre 600 y 900 metros en la Cordillera Cantábrica y entre 1.600 y 2.000 metros en Sierra Nevada.

Las temperaturas máximas aumentarán en Canarias y en la parte sur de la Península, Prepirineo y Cordillera Cantábrica. Sin embargo, descenderán ligeramente en el resto, especialmente en el centro de la Meseta Norte. En cuanto a las temperaturas mínimas, aumentarán en Canarias y en la parte sur de la Península, pero descenderán ligeramente en el resto, especialmente en el nordeste peninsular, Levante y Baleares.

Asimismo, se esperan heladas débiles en amplias zonas del interior peninsular, a excepción del suroeste, Levante y bajo Ebro, siendo más intensas en la montaña e incluso fuertes en los Pirineos.

Los vientos soplarán del noroeste en el tercio este peninsular y en Baleares, con intervalos de fuerte o rachas muy fuertes en Pirineos, Ampurdán, bajo Ebro y Baleares. Se espera viento de poniente en el Estrecho y Melilla, vientos alisios en Canarias y viento del este en Galicia y el Cantábrico.

A partir del martes 9 de enero, una Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA) ingresará por el Cantábrico y afectará a la Península y a Baleares en los días siguientes. Además, un sistema de bajas presiones se desplazará desde el Estrecho hasta el nordeste peninsular, donde se intensificará en su interacción con la DANA.

Como resultado, a partir del martes se espera un episodio de nevadas que se prolongará hasta el miércoles 10 y jueves 11, con precipitaciones en casi toda la Península y en Baleares, excepto en Galicia. Sin embargo, existe incertidumbre respecto a la cota de nieve y la intensidad de las precipitaciones debido a la posición y profundización de la DANA. En principio, se espera que las precipitaciones más intensas en forma de nieve ocurran en el sur del Sistema Ibérico, el este de la Meseta Sur y el oeste del Sistema Central. También es posible que se produzcan precipitaciones de nieve en amplias zonas del norte de España y la mitad sur de la Meseta, aunque sin acumulados significativos. Igualmente, la cota de nieve descenderá hasta prácticamente cualquier altitud en el interior del norte y se elevará a alrededor de 1.200 metros en el centro, siendo algo más alta en el resto del sur.

El miércoles 10 de enero, las precipitaciones serán más intensas en la mayoría de las zonas, excepto en el cuadrante suroeste. Lo más probable es que estas precipitaciones sean en forma de nieve en la Cordillera Cantábrica, la Meseta Norte, el sistema Ibérico y los Pirineos, siendo más abundantes en el este, con cotas de nieve que oscilarán entre los 400 metros en el Cantábrico y los 1.000 metros en los Pirineos.

El jueves, las precipitaciones se limitarán a la mitad norte de España y a Baleares, donde serán menos intensas que el miércoles, excepto en el extremo nordeste y el valle medio del Ebro, donde seguirán siendo intensas. La cota de nieve experimentará un ligero aumento.

En relación a las temperaturas, se esperan heladas el martes y el miércoles en la meseta sur, los sistemas montañosos y gran parte del norte de España. El jueves, estas heladas se extenderán también a gran parte del interior sur peninsular y podrían ser localmente fuertes en la Cordillera Cantábrica, el sistema Ibérico, los Pirineos y el sistema Central. Las temperaturas diurnas serán muy bajas, superando los 5ºC solo en las zonas costeras y el valle del Guadalquivir el martes, y restringiéndose a las zonas costeras el miércoles y jueves.

Además, el viento del este en el valle del Ebro y en Baleares, con ráfagas fuertes el miércoles, acentuará la sensación de frío. También se espera que el viento cambie a suroeste en Baleares por la tarde del miércoles, a nordeste en el extremo noroeste peninsular y a oeste en el resto del tercio oriental, disminuyendo de intensidad el jueves, excepto en Baleares, donde girará al norte con ráfagas fuertes.

A partir del viernes 12, lo más probable es que ingrese una masa de aire más cálido, reduciendo las zonas afectadas por las precipitaciones y generando un aumento generalizado de las temperaturas, excepto en las mínimas del tercio nordeste.

Categoría

Castilla y León