• sábado 26 de noviembre del 2022

Novedosa absolución de los tres acusados de eliminar una necrópolis medieval en Mucientes (Valladolid)

img

La primera sentencia de Penal 2 fue cancelada por la Audiencia de Valladolid por fallo en la apreciación de las pruebas

VALLADOLID, 18 Sep.

El Juzgado de lo Penal número 2 de Valladolid ha dictado sentencia absolutoria, la segunda ahora por exactamente los mismos hechos, en la situacion del titular de una finca de Mucientes y otras 2 personas, un empresario y un operario, que fueron acusados de un delito contra el patrimonio histórico por eliminar una necrópolis medieval con ocasión de unas proyectos de acondicionamiento efectuadas en la parcela en 2019.

Lo mucho más impresionante es que la inicial sentencia absolutoria en 2021 fue cancelada por la Audiencia de Valladolid tras progresar el recurso de apelación del fiscal, que aducía fallo en la opinión de la prueba.

Ante ello, la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia pucelana ordenó a la juez de Penal 2 dictar un nuevo fallo, "valorando todo el acervo probatorio de manera racional y completa", más allá de que en este momento la juzgadora volvió a eximir de todos y cada uno de los cargos a las tres personas que ocupaban el banquillo, según detallaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Frente a la solicitud de un año y medio de prisión formulada por el fiscal contra el dueño de la parcela, R.P.T, y los otros 2 imputados, G.F.A. y G.S.S, adjuntado con la obligación de indemnizar a la Junta por los estropicios ocasionados en el yacimiento 'San Antón I', la juzgadora volvió a absolver a los tres y, lo que es mucho más impresionante, ha recriminado la inacción de la Administración regional y del propio Ayuntamiento de la ciudad por no accionar como garantes de tal emplazamiento arqueológico.

Los hechos se refieren a los trabajos que el dueño de la finca, R.P.T, defendido por el letrado Carlos Hortelano, mandó efectuar en una parcela sita en Carretera de Valladolid número 16, de Mucientes, donde estaba edificada una nave en estado de semi ruina, al haber cedido las tierras de la ladera, situación que persistía desde hacía 2 décadas, con visible riesgo para la seguridad de la gente.

Para ello, R.P.T. contrató al asimismo encausado G.F.A, quien, por su parte, encargó una parte de los trabajos con una retroexcavadora al tercer acusado, G.S.S. A tal fin, el segundo de los acusados, por orden del titular de la finca en cuestión, presentó el 7 de marzo de 2019 en el Ayuntamiento de Mucientes una declaración responsable de obra menor (DROU) describiendo de qué manera exactamente la misma se iba a efectuar.

Los trabajos, que se comenzaron el día 8 de marzo de 2019, supusieron movimientos de tierra, el desescombro de la posterior del edificio y la retirada con esa máquina de parte del talud superior de la loma, proyectos que han perjudicado a los estratos de la necrópolis y han supuesto la destrucción de, por lo menos, 4 tumbas medievales.

Se da la coyuntura de que tan solo múltiples semanas antes, en concreto el 20 de febrero, y tras la demanda formulada por un vecino de la ciudad, la parcela en cuestión había sido inspeccionada por un arqueólogo del Servicio Territorial de Cultura y Turismo de Valladolid, quien verificó que en la posterior de la nave habían cedido las tierras de la ladera, dejando al descubierto al menoscuatro tumbas de lascas, enterramientos que se preservaban medianamente en el cortado, colgadas, con restos esqueléticos perceptibles, alejados en algún caso, pero asimismo 'in situ' y que, por sus peculiaridades, se podían fechar en medio de una Edad Media (siglo X al XIV).

Pese a ello, no consta que el dueño de la parcela fuera advertido de esa visita ni de la necesidad de tomar o abstenersede efectuar medida alguna sobre esto mientras que el citadoarqueólogo procedía al estudio y redacción del correspondienteinforme.

Es por eso mismo que los trabajos se realizaron, ocasionando como primordial daño la pérdida irreparable de información gracias a la perturbación grave de los contextos arqueológicos, que ninguna acción puede ahora arreglar o volver a poner, lo que ha supuesto de hecho la pérdida del elemento clasificado, en tanto que, al eliminar su situación estratigráfica se ha eliminado cualquier relación con el desarrollo histórico que loformó.

Además de la descontextualización se afectó dificultosamente a los elementos muebles presentes en el yacimiento: restos arqueológicos de todo género, pero de manera especial tumbas de lascas.

La sentencia absolutoria de los tres imputados comprueba que ninguno de ellos se encontraba al tanto del valor arqueológico de la región, ten en cuenta que el dueño de la parcela prosiguió los trámites que le ordenaron en el Ayuntamiento--presentación de una DROU-- y recrimina que desde la institución local no le pusiesen impedimento alguno ni le advirtieran de la presencia de yacimiento en la región que iba a desescombrar ni tampoco le avisaron la personación del arqueólogo de la Junta el día 20 de febrero ni el resultado de esa visita, no siendo hasta el 14 de marzo en el momento en que recibió la orden de inmovilizar la obra.

Es por este motivo que la juez influye en que se debería haber realizado un control de la apertura del sendero y retirada de escombros, tal como de la excavación de las tumbas perceptibles y de cualquier otra prueba arqueológica descubierta "pero, en el momento en que el 11 de marzo, se ordenó por la regidora de la ciudad la paralización de las proyectos, tras advertirse lo sucedido, el daño ahora se había consumado".

"Llama la atención que, tras girar visita al rincón el día 20 de febrero el arqueólogo del Servicio Territorial de Cultura y Turismo de Valladolid, y presentada la DROU en el Ayuntamiento de Mucientes el día 7 de marzo, no se indicara al dueño de la obra la presencia de una investigación pendiente de opinión, ni se le indicara ninguna precaución para poderiniciar la obra, ni se llevara a cabo ninguna actuación tendente a delimitar la región hasta la obtención del informe", censura la juzgadora.

La juez, en su fundamentación, menciona al hecho de que "la inmovilidad de los causantes públicos puede producir habitualmente clarossupuestos de daños por imprudencia grave al patrimoniocultural" y también influye en la "irrelevancia penal de la actuación de los acusados en el momento en que los causantes de la custodia de semejantes recursos no adoptaron medida alguna cuando tuvieron conocimiento del peligroy podían haberse representado el peligro".

El yacimiento arqueológico 'San Antón I' está incluido enel Inventario Arqueológico de Castilla y León, dentro delCatálogo Arqueológico de Mucientes (Valladolid).

'San Antón I' se corresponde con los restos de una ermita emplazada en una región de cuestas transicional entre las terrazas mucho más antiguasdel Pisuerga y las altiplanicies de los Montes Torozos, sobreuna loma amesetada. Este yacimiento actúa en área por lapresencia de restos edificantes -teja, ladrillo, piedracaliza- y arqueológicos -cerámica desarrollada al torno, de este modo comorestos óseos humanos socios a lascas calizas.

Debido a esa condición, según lo predeterminado en la Ley12/2002, de 11 de julio, de Patrimonio Cultural de Castilla yLeón, cualquier obra que se realice en el mismo debe serautorizada por la Comisión Territorial de Patrimonio Culturalde Valladolid, y adoptarse las medidas oportunas de protección.

Más información

Novedosa absolución de los tres acusados de eliminar una necrópolis medieval en Mucientes (Valladolid)

Noticias de hoy más vistas