Crónica Castilla y León.

Crónica Castilla y León.

Policía nacional de Valladolid condenado a prisión por detención ilegal.

Policía nacional de Valladolid condenado a prisión por detención ilegal.

La Audiencia de Valladolid ha dictado una sentencia condenatoria hacia el agente de la Policía Nacional A.S.A. que se enfrentaba a un juicio por detener de manera ilegal y agredir a un hombre con problemas mentales en la Comisaría de Parquesol en mayo de 2022. Según fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, el oficial ahora enfrenta tres años de prisión.

El tribunal ha determinado que el agente es responsable de un delito de detención ilegal, recibiendo la mencionada condena de tres años de cárcel y ocho años de inhabilitación profesional. A pesar de ello, ha sido absuelto del cargo de delito contra la integridad moral, ya que se consideró que las acciones de agresión no entraban en esta categoría.

Adicionalmente, se ha impuesto al policía el pago de una compensación de 9.000 euros a la víctima por daños morales, aunque el acusado ya había consignado esta cantidad como muestra de reparación del daño, lo que influyó en la sentencia final.

Las partes involucradas en el caso han modificado sus peticiones de condena durante el juicio, reduciendo la solicitud inicial del fiscal de siete años y medio de prisión a tres años y medio, con la consideración de la atenuante por reparación del daño.

En su defensa, el agente reconoció sentirse abrumado en el momento de los hechos y lamentó su actuación. Aseguró no ser consciente de la condición mental del hombre que se presentó en la comisaría, justificando sus acciones en la falta de personal debido a su estado febril y a sus responsabilidades en seguridad.

El agente explicó que la situación se complicó al perder vista del hombre dentro de las instalaciones policiales, generando un escenario de peligro debido a la presencia de material explosivo. Finalmente, tras la intervención de varios compañeros, el acusado logró reducir al hombre en el hall de la comisaría.

La víctima manifestó que acudió a la comisaría creyendo que era un hospital y deseaba ser ingresado por un brote psicótico. Relató su experiencia traumática durante el incidente y negó haber agredido al policía en cuestión, mostrando su confusión y vulnerabilidad en ese momento.

Testigos afirmaron que el hombre estaba alterado, pero no recordaron que hubiera agredido al agente. Algunos reconocieron que el oficial golpeó al ciudadano para calmarlo, mientras que el coordinador del acusado defendió la actuación basándose en la versión de los hechos proporcionada por el encausado.