• martes 04 de octubre del 2022

Proyecto Hombre atendió a 3.321 personas en 2021 en Valladolid, con un repunte del 30%

img

VALLADOLID, 28 Jun.

Proyecto Hombre atendió el año pasado a 3.321 personas en Valladolid, cifra que piensa un repunte del 30 por ciento y que se refleja en la mayor parte de sus áreas de actuación.

En términos en general, la actividad "es mayor" que en periodos prepandémicos y la organización puso el acento en la necesidad de utilizar "la visión de género" como "obligación profesional" en sus ejes operativos, tal como el cambio de "pensamiento" de las adicciones, incrementando su "disponibilidad y variedad" en las pautas de consumo.

Así lo han señalado, en afirmaciones agarradas por Europa Press, la directiva de Proyecto Hombre, María Paz de la Puente; la de Programas, Ana Macías Rodríguez y el coordinador del área de Prevención Indicada, directiva Proyecto Hombre, José A. Aldudo, que esta mañana han anunciado la Memoria de Actividad de la organización del pasado año.

De la Puente ha desgranado los programas desarrollados por Proyecto Hombre y por el que, en 2021, pasaron 3.231 personas --678 pasaron por elementos de régimen, 2.066 por los servicios de prevención y 557 por las formaciones--.

Así, se ha detenido en la atención concreta a la mujer con trastorno por empleo de substancias al argumentar que las secuelas se "agudizan" en estas situaciones donde la mujer puede ser "triplemente penalizada y estigmatizada" como "mujer, drogodependiente y víctima de crueldad de género". "La posibilidad de que una mujer con trastorno por empleo de substancias haya sido agredida sexualmente o abusada es muy elevada", indicó De la Puente que admite que conseguir su confort y autonomía es "complejo", con lo que acentúa la "obligación profesional y deontológica" de emprender todas y cada una estas ocasiones desde una visión de género.

Además, asimismo se ha abordado, a través del programa Priama, la intervención con hombres condenados por crueldad de género no sexuales. Un área donde se trabajó con 34 personas en tres conjuntos y con un nivel de "éxito prominente" por el índice "bajísimo" de reincidencia al trabajar en estereotipos de género y manejos de enfrentamientos.

Uno de los puntos que asimismo preocupa es el desarrollo del Gaming donde once familias --nueve chicos y 2 chicas-- han acudido al programa de Proyecto Hombre que aborda esta situación, con una evolución "efectiva" en el 81 por ciento de las situaciones. En este sentido, asimismo las formas de proceder difieren por sexos. Mientras los chicos abusan mucho más de los juegos para videoconsolas, las chicas tiene mucho más inconvenientes con las comunidades.

En este sentido, Macías Rodríguez admite que los confinamientos en pandemia han derivado en inconvenientes de socialización. "Hay menores que se habían habituado a tener relaciones de manera en línea y en este momento tienen adversidades en el momento de enfrentar ciertas ocasiones", ha añadido.

En cuanto al Proyecto Joven, participaron un total de 128 menores --101 chicos y 27 chicas--. Los concretes entre los hombres es el del joven de 16 años, escolarizado, con inconvenientes de especialidad familiar por consumos exagerados de cannabis. Por su parte, las jóvenes acostumbran a contestar asimismo a una muchacha de 16 años, escolarizada y con inconvenientes de conflictividad familiar, aislamiento popular y absentismo.

También pusieron el acento en la crueldad Filioparental, donde la atención se dobló respecto al pasado año, un total de 254 personas --61 chicos, 33 chicas, 95 mamás y 65 progenitores. Tal y como ha descrito Aldudo la crueldad se ejercita, en la mayoría de los casos, hacia la madre, 95 por ciento, al tiempo que la mayor incidencia se da entre los menores de 13 a 16 años.

Más información

Proyecto Hombre atendió a 3.321 personas en 2021 en Valladolid, con un repunte del 30%