• viernes 30 de septiembre del 2022

Solicita al Señor que le regale "la luz y fortaleza de su Espíritu" para impulsar el sendero

img

VALLADOLID, 17 Jun.

El arzobispo electo de Valladolid, Luis Argüello, que va a tomar posesión de su ministerio arzobispal el próximo 30 de julio, sábado, ha pedido al Señor que le regale "la luz y la fortaleza de su Espíritu" para impulsar "el sendero de novedad apostólica" que se precisa en lealtad a la misión recibida del Santo Padre, que le ha nombrado este viernes nuevo arzobispo de Valladolid, donde ejercitaba hasta la actualidad como obispo ayudar del cardenal Ricardo Blázquez.

Argüello ha pedido asimismo al Señor que fortalezca "lo bueno" compartido en la Archidiócesis valisoletana en estos años en los que ha acompañado a Blázquez en su ministerio y que "perdone y restaure" las lesiones provocadas con esa solicitud expresa a que le ilumine en su tarea como nuevo arzobispo, una misión para la que, según ha constatado, "todos somos precisos" desde el convencimiento, asimismo, de que cada quien debe sugerir la distribución de su historia vocacionada con el estilo y sensibilidad de cada individuo o conjunto.

"Unidos en lo fundamental, debemos acoger y impulsar en la comunión de la Iglesia diocesana lo que cada quien aporte a la mesa común y convertirlo en singular cauce misionero que lleve a cabo llegar el Evangelio a hombres y mujeres en distintas ocasiones y sensibilidades sociales y religiosas", ha pedido el arzobispo electo de Valladolid que mostró su proximidad de forma particular "a cuantas personas viven una particular situación de soledad, padecimiento o pobreza".

En una rueda de prensa que ha coincidido en el tiempo con su ascenso oficial por el Santo Padre, Luis Argüello anunció que dejará su de hoy compromiso como representante y como secretario general de la Conferencia Episcopal Española, un puesto en el que se sostendrá sin embargo hasta la Asamblea Plenaria del mes de noviembre.

"Mi presencia en Madrid se va a ver achicada", ha asumido el arzobispo electo en referencia a sus novedosas responsabilidades desde el 30 de julio en la Diócesis de Valladolid que va a ser encabezada hasta el momento por Ricardo Blázquez en condición de "gestor apostólico" con unas competencias limitadas "como es razonable y eclesialmente conveniente", ha asumido el abulense, que se transformará en arzobispo emérito en el momento en que Argüello tome posesión, con las "maletas preparadas" para vivir en Ávila en compañía de sus viejos compañeros seminaristas.

En su alocución frente a los medios, Luis Argüello explicó asimismo que la Diócesis del Corazón de Jesús debe empeñarse en realizar palpable su amor misericordioso por todos "y, de forma particular, a quienes reproducen en su historia las lesiones del Traspasado".

El arzobispo electo ha brindado "fraternidad y amistad" a todos, con una referencia expresa a las autoridades locales, regionales y estatales y a toda clase de servidores públicos y ha aprovechado su presentación "como sustituto de los apóstoles" en la Iglesia diocesana de Valladolid para saludar a los leales laicos y ciudadanos de "todos los ayuntamientos" y de las mucho más de 300 parroquias, con una mención particular al presbiterio diocesano, a los diáconos permanentes y a los seminaristas.

"Vamos a vivir el don de la fraternidad sacramental para ser útil al Señor y edificar un pueblo sacerdotal de acólitos-misioneros", ha pedido el arzobispo electo de Valladolid que ha saludado asimismo a las monjas contemplativas, a los religiosos y a toda forma de vida de particular consagración; aparte de las cofradías, asociaciones, comunidades y movimientos, "y a cada familia cristiana, iglesia doméstica y, en ellas, a los pequeños y jóvenes, a los mayores y enfermos", sin olvidar a su familia de la tierra y del cielo.

Finalmente, ha prometido que rezará por todos y se puso a los pies de la Virgen en todas y cada una de las vocaciones en las que se la adora y, singularmente, en sus títulos de Virgen del Tovar, patrona de su pueblo; de la Virgen de Lourdes, patrona de su instituto, y de la Virgen de San Lorenzo, patrona de Valladolid.

Por su parte, la situacion del arzobispo saliente se mostró "contento y gratificado" por su misión en la Diócesis de Valladolid y explicó que, si no hubiera tenido salud, hubiese pedido el relevo antes, desde el convencimiento de que la prioridad era que la Diócesis fuera servida "lo más bien que se pueda".

Blázquez ha bromeado sobre las reiteradas cuestiones que le hicieron en las últimas semanas y tras cumplir los 80 años sobre si había novedades para patentizar que este viernes sí hubo novedades "y buenas" tras el "doble fundamento" que ha supuesto el ascenso de un nuevo arzobispo al servicio pastoral de la Archidiócesis y que ese cargo vaya a ser ocupado por Luis Argüello, a quien se ha referido como su a amigo.

"¿Lo conocéis? Yo asimismo", ha bromeado Blázquez, que mostró su alegría por el ascenso del hasta la actualidad arzobispo ayudar al que expresó su "comunión cordial" y ha movido su "leal colaboración" como "obispo adulto mayor", con una solicitud expresa al Señor a fin de que ilumine, refuerce y acompañe al futuro arzobispo en su misión.

Más información

Solicita al Señor que le regale "la luz y fortaleza de su Espíritu" para impulsar el sendero