Crónica Castilla y León.

Crónica Castilla y León.

Trágicas pérdidas: 119 vidas se lleva la carretera en CyL durante devastadores 107 siniestros en 2023.

Trágicas pérdidas: 119 vidas se lleva la carretera en CyL durante devastadores 107 siniestros en 2023.

En un trágico balance, las carreteras de Castilla y León se cobraron la vida de 119 personas durante el año 2023, como consecuencia de 107 siniestros mortales. Aunque la cifra muestra una ligera disminución de 17 fallecidos en comparación con el año anterior, no podemos ignorar el dolor y las pérdidas sufridas por las familias afectadas. Además, otras 64 personas resultaron heridas de gravedad, requiriendo su ingreso en hospitales.

Es relevante señalar que estos tristes sucesos ocurren en un contexto en el que los desplazamientos de largo recorrido han aumentado en un 2 por ciento, alcanzando la asombrosa cifra de 448,7 millones de desplazamientos por carretera a nivel nacional.

A nivel local, en Castilla y León se ha observado un incremento del 1,2 por ciento en el parque de vehículos, llegando a un total de 1,9 millones de automóviles. Sin embargo, es preocupante que el censo de conductores haya disminuido en comparación con años anteriores, situándose en 1,4 millones en la comunidad autónoma.

En cuanto a la evolución de la siniestralidad a lo largo del año pasado, hemos visto una disminución tanto en el número de siniestros mortales como en el número de fallecidos. Además, es alentador observar que la letalidad media, es decir, el número de fallecidos por siniestro, ha disminuido en comparación con años anteriores. Durante 266 días del año no se registró ningún fallecido en accidentes de tráfico, lo cual supuso una disminución de 8 días en comparación con el año anterior. El promedio diario de fallecidos en carretera fue de 0,3 personas.

Es relevante destacar que tres de cada cuatro fallecidos se producen en siniestros que se dan en vías convencionales, lo cual pone de manifiesto la importancia de prestar especial atención a estas vías y tomar medidas para garantizar la seguridad de los conductores.

Analizando los tipos de siniestros, la salida de la vía sigue siendo la causa más común de fallecimientos en la carretera, con 62 personas fallecidas, lo cual representa el 52 por ciento del total de fallecidos. Por otro lado, se ha observado una disminución del 40 por ciento en los fallecimientos debido a colisiones laterales y frontolaterales.

Es lamentable informar que el número de usuarios vulnerables fallecidos ha aumentado en un 21 por ciento, alcanzando un total de 35 fallecidos. Este incremento se debe principalmente a los motoristas, cuya mortalidad ha aumentado un 31 por ciento en comparación con el año anterior.

En relación a las características de las personas fallecidas, se ha observado un preocupante aumento en la mortalidad de la franja de edad de 45 a 54 años, con 37 personas fallecidas. Este grupo representa el 31 por ciento del total de fallecidos y registra un incremento del 85 por ciento con respecto al año anterior. Además, la mortalidad infantil ha alcanzado su cifra más alta en los últimos 10 años, con un total de cinco fallecidos en el rango de 0 a 14 años. Mientras tanto, el grupo de 65 años en adelante representa el 18 por ciento de las personas fallecidas, con una disminución del 45 por ciento en comparación con el año anterior.

En cuanto al desglose por género, los hombres continúan siendo las principales víctimas mortales en las carreteras, representando el 76 por ciento de los fallecidos (91). Por otro lado, las mujeres representan el 24 por ciento restante, con un total de 28 fallecidas. Estas cifras muestran una leve disminución del 1 por ciento en comparación con el año anterior.

En términos de temporalidad de los siniestros, el 55 por ciento de los fallecimientos se produjeron en días laborales, mientras que el 45 por ciento restante ocurrió durante el fin de semana.

Resulta preocupante que 15 personas que viajaban en turismos y furgonetas no hacían uso del cinturón de seguridad al momento del accidente. Sin embargo, es alentador observar que todos los motoristas y ciclistas involucrados en los siniestros llevaban casco de protección.

En cuanto a la localización de los siniestros, las provincias de Burgos y León registraron las mayores cifras de siniestralidad vial. Mientras que Burgos mostró una disminución del 11 por ciento en comparación con el año anterior, León experimentó un aumento del 85 por ciento.

Por el contrario, Palencia ha sido la provincia con la menor cifra de fallecidos, representando tan solo el 1 por ciento del total, con dos víctimas mortales.