Crónica Castilla y León.

Crónica Castilla y León.

Tres médicos encausados por encubrir acusaciones de abuso contra traumatólogo.

Tres médicos encausados por encubrir acusaciones de abuso contra traumatólogo.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Medina del Campo (Valladolid) ha procesado a tres médicos del Hospital de dicha localidad por no haber tomado en cuenta las denuncias y quejas de varios sanitarios contra un traumatólogo acusado de realizar presuntos tocamientos a varias pacientes, una de ellas menor de edad.

La jueza ha emitido el auto por el cual convierte las diligencias previas en un procedimiento abreviado y da la oportunidad a las partes de solicitar la apertura de juicio oral y presentar sus escritos de acusación, detallando los delitos que imputan a los investigados y las penas que solicitan para ellos.

En esta etapa procesal, también tienen la posibilidad de solicitar el sobreseimiento de la causa y eventualmente requerir la realización de nuevas diligencias, según la información proporcionada por el Gabinete de Prensa del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León recogida por Europa Press.

La jueza considera en su resolución que, de forma indiciaria y sin prejuzgar, la actuación de los tres médicos que en ese momento ocupaban el cargo de director del hospital, directora médica y otra doctora, podría constituir un delito de omisión del deber de impedir ciertos delitos.

De acuerdo al auto, los tres médicos fueron informados verbalmente por la supervisora de enfermería de quirófano sobre las quejas contra el traumatólogo, ya fallecido, pero "no habiendo observado incidente alguno y al no contar con documentación escrita al respecto, decidieron no tomar ninguna medida".

Asimismo, habrían ignorado la solicitud de la misma sanitaria en 2019, cuando la denuncia por el supuesto comportamiento inapropiado del traumatólogo con la menor se registró por escrito en el SISNOT, el sistema de notificación de incidentes sin daño en los centros del Servicio Regional de Salud de Castilla y León.

La jueza ha ordenado el archivo de la causa en relación a otros dos médicos que también fueron denunciados por la Fiscalía.

Fue la propia acusación pública quien remitió al Juzgado Decano de Medina del Campo las acciones realizadas tras recibir la denuncia de la Consejería de Sanidad firmada por 26 empleados del Hospital sobre presuntos actos realizados por el médico fallecido.

La investigación reveló posibles contactos físicos indebidos del médico fallecido con algunas mujeres en el hospital, los cuales no pudieron ser investigados debido al fallecimiento del presunto autor.

Por su parte, la Fiscalía de Valladolid consideró necesario investigar judicialmente la falta de notificación tanto a ella como al Juzgado de la comunicación registrada en el sistema del propio hospital el 30 de septiembre de 2019, donde se describía un presunto abuso a una menor de edad del cual los padres de la paciente tampoco fueron informados, lo que llevó a presentar denuncia contra los responsables del hospital y directores de servicios que tuvieron conocimiento de tales hechos.

Tras la notoriedad pública de estos hechos, se sucedieron una serie de dimisiones en cadena en el centro sanitario, comenzando con la renuncia del director gerente del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, también encargado en el centro medinense, seguido por la directora médica, la directora de Enfermería, el encargado del área de Traumatología y finalmente el jefe de Anestesia.

Estas dimisiones se produjeron después de que la Gerencia Regional de Salud abriera una investigación reservada el 4 de junio de 2021 a un médico del Hospital de Medina por una denuncia presentada por varios trabajadores por presunta conducta irregular.

El médico en cuestión era un traumatólogo que falleció el día anterior en un accidente automovilístico que también fue investigado por un posible intento de suicidio.

Un total de 41 profesionales sanitarios firmaron un escrito en el que respaldaban la presunción de inocencia del traumatólogo fallecido y pedían priorizar la presunción de inocencia ante las investigaciones abiertas.

Estos profesionales aseveraban no haber presenciado acciones indebidas por parte del médico fallecido y destacaban su dedicación y profesionalismo en el ejercicio de su labor.

Finalmente, solicitaban respeto para la memoria del fallecido y su familia, en caso de no poder comprobarse las supuestas conductas encubridoras atribuidas a los firmantes del escrito.