Crónica Castilla y León.

Crónica Castilla y León.

Pareja enfrenta posible condena de tres años por tráfico en Las Delicias.

Pareja enfrenta posible condena de tres años por tráfico en Las Delicias.

El juicio de Brígida F.P., una sexagenaria, y Salvador S.B., un varón de 50 años, está programado para este martes en la Audiencia de Valladolid. La Fiscalía de Valladolid está pidiendo condenas de tres años de prisión para ambos acusados, quienes se enfrentan a cargos por vender cocaína y heroína en el barrio de Las Delicias. Salvador S.B. también es acusado de tener funciones de vigilancia en el negocio de drogas.

El juicio se llevará a cabo en la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia de Valladolid. La acusación pública está solicitando inicialmente tres años de prisión y multas de 60 euros para ambos acusados. Esta solicitud de pena privativa de libertad y multas ha sido provisional, según fuentes jurídicas.

El acusado, Salvador S.B., podría recibir una atenuante por drogadicción, ya que se cree que consumía heroína y cocaína en el momento de los hechos y tenía una alteración moderada de sus capacidades cognitivas y volitivas.

La investigación se inició cuando el Grupo VIII de UDYCO de la Comisaría Provincial de Valladolid recibió información sobre una mujer que presuntamente vendía drogas en las calles Aaiún y Caamaño. Se establecieron dispositivos de vigilancia en la zona para verificar la existencia del delito y identificar a quienes pudieran estar involucrados.

Después de realizar investigaciones, se descubrió que la mujer realizaba numerosas ventas de drogas en las inmediaciones de su domicilio, donde también se encontraba su hijo, A.N.F., quien tenía una orden judicial pendiente por un caso de homicidio en grado de tentativa. Sin embargo, el hijo no está implicado en el caso de tráfico de drogas.

El tercer detenido y segundo acusado, Salvador S.B., presuntamente realizaba labores de vigilancia en la zona para detectar la presencia policial, según el escrito del fiscal del caso.

La investigación, que comenzó en diciembre de 2020, se vio dificultada por las medidas de seguridad implementadas por los acusados durante las transacciones de drogas. El 3 de febrero de 2021, se llevó a cabo un amplio dispositivo policial, con la participación de la Unidad de Intervención Policial, guías caninos y la Policía Judicial, que resultó en la detención de los acusados y el decomiso de 1.245 euros en billetes fraccionados en pequeñas cantidades.

Además del delito contra la salud pública, inicialmente se acusó a los detenidos de defraudación de fluido eléctrico, ya que la vivienda no tenía contador eléctrico y se encontró un enganche ilegal a la red eléctrica de la comunidad. Sin embargo, la acusación pública decidió solicitar el sobreseimiento de este cargo debido a la dificultad de probar la autoría del enganche ilegal.