Crónica Castilla y León.

Crónica Castilla y León.

"La Biblioteca Histórica de la USAL rescata un libro del siglo XVII"

El Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Castilla y León en Simancas (Valladolid) ha entregado un libro del año 1605 a la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca (USAL), el cual presentaba "graves alteraciones" que dificultaban su consulta debido a su complejo formato de pliegues.

Esta intervención forma parte del programa de apoyo que se mantiene desde 2006 con la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca, con el objetivo de garantizar la conservación del patrimonio bibliográfico vinculado a los fondos conservados en las Bibliotecas Históricas Universitarias, según la Delegación Territorial de la Junta en Salamanca.

El libro, impreso en Venecia en 1605, es considerado excepcional por su rareza y es uno de los pocos ejemplares que se conservan de esa edición. Perteneció a la congregación de los Jesuitas y llegó a la biblioteca, probablemente, durante la desamortización.

El autor del libro, Lorenzo Pignoria (1571-1631), conocido como 'Laurentius Pignorius' o 'Menippus', fue un historiador, filósofo, anticuario y sacerdote italiano. En esta obra identificó a las deidades egipcias representadas en la Tabla Isíaca, una placa de altar en bronce de posible origen romano del siglo I dedicada a la diosa Isis, que se encontró en Roma en 1527.

El estado del libro presentaba graves alteraciones que dificultaban su consulta, provocadas principalmente por la necesidad de plegarlo y desplegarlo repetidamente.

Tras diversos tratamientos de restauración, los expertos lograron estabilizar los materiales mediante limpiezas en seco, desacidificación por vía húmeda y consolidación de los segmentos, siempre priorizando el respeto y mantenimiento de los elementos originales para preservar su valor histórico.

Además, se ha procedido a digitalizar el libro como medida de conservación preventiva y facilitar su acceso para consulta, según ha informado la entidad territorial.

El ejemplar consta de 53 hojas con texto en latín, una portada con la imagen del muelle de San Marcos y grabados finales que reproducen la Mesa Isíaca en su totalidad, con unas dimensiones de 140 por 99 centímetros.

Los grabados, realizados con la técnica calcográfica, muestran las figuras de los dioses y atributos entre columnas de jeroglíficos, así como elementos zoomorfos e híbridos en una cenefa perimetral. El título, que no pertenecía originalmente a la tablilla, se incluyó en esta edición.

Los técnicos identificaron diferencias significativas en las hojas de texto y la encuadernación, con problemas de acidez en el papel y desafíos al incluir los grabados de distintos formatos en la encuadernación.

Se observaron deformaciones en la cubierta de pergamino, desgarros en las costuras y cabezadas deshechas, así como evidencias de que la encuadernación no coincidía con el lugar de edición del libro, sugiriendo que fue realizada en otro lugar posiblemente para el destinatario.

La encuadernación se llevó a cabo con un pergamino flexible y sencillo, con guardas de papel diferente según las filigranas observadas, y se identificó un fragmento impreso en el interior del lomo, correspondiente a un tratado religioso que comenta una obra de San Agustín.