Crónica Castilla y León.

Crónica Castilla y León.

Delincuente incendiario de la Comisaría de Delicias acepta condena de dos años de prisión

Delincuente incendiario de la Comisaría de Delicias acepta condena de dos años de prisión

VALLADOLID, 12 Dic.

Un individuo ha llegado a un acuerdo de condena de dos años de prisión por intentar provocar un incendio en la Comisaría de la Policía Nacional de Delicias en Valladolid. Los detalles del caso se darían a conocer en el juicio que estaba programado para el miércoles 13 de diciembre en la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia de Valladolid. Sin embargo, gracias a un acuerdo entre la defensa y el fiscal, la vista se reducirá a una comparecencia en la que el acusado solo confirmará su conformidad.

La condena consiste en dos años de prisión por el delito de tentativa de estragos, con la eximente incompleta de alteración psíquica. Además, se ha acordado una medida de seguridad de dos años de libertad vigilada con tratamiento ambulatorio, con la posibilidad de que el tribunal decida el internamiento del condenado en un centro adecuado. Esta información fue proporcionada por fuentes jurídicas a Europa Press.

En primera instancia, la fiscalía acusaba al individuo de un delito de estragos en grado de tentativa o, como alternativa, un delito de tentativa de incendio con riesgo para la vida e integridad física, utilizando la eximente incompleta de alteración psíquica. En su solicitud, pedía una condena de seis años de prisión y dejaba a criterio del tribunal la posibilidad de internar al acusado en un establecimiento adecuado a su alteración psíquica.

El acusado, de 38 años y con un trastorno de la personalidad que le hace ser parcialmente imputable, realizó su acto delictivo en febrero del presente año. Se dirigió a una gasolinera en la carretera Madrid N-601 y adquirió una garrafa de plástico con boquilla flexible dosificadora, la cual llenó con 10 litros de gasolina, además de llevar un mechero. Luego de realizar la compra, se dirigió caminando hacia la comisaría, por donde saltó la valla y se introdujo en el aparcamiento, donde fue sorprendido por un agente. A pesar de no llegar a encender la mecha ni prender fuego a la gasolina, la fiscalía afirma que había un riesgo para la vida de los agentes presentes y los bienes de la comisaría y los vehículos estacionados en el lugar.