Empresario marroquí enfrenta juicio por explotación laboral y condiciones de vida inhumanas

Empresario marroquí enfrenta juicio por explotación laboral y condiciones de vida inhumanas

El empresario de origen marroquí Albdelkarim I enfrenta un juicio en la Audiencia de Valladolid por ser acusado de explotar a trabajadores extranjeros en el ámbito agrícola. Fue detenido en 2022 por la Policía Nacional, quien lo acusa de mantener a los trabajadores hacinados en viviendas insalubres y sin luz.

De acuerdo con la operación 'Saigo', el acusado, de 40 años y con antecedentes policiales, fue detenido como presunto autor de un delito contra los derechos de los trabajadores. La Fiscalía de Valladolid solicita una condena de cuatro años de prisión, una multa de 4.500 euros y el pago de una indemnización de 5.000 euros a una de las víctimas por daños morales.

La investigación comenzó en febrero y marzo de 2022 y se centró en un empresario que reside en Valladolid desde hace más de diez años. En 2013, estableció una empresa individual para brindar servicios agrícolas. Su labor consistía en proporcionar mano de obra para labores agrícolas, actuando como intermediario entre los jornaleros y los propietarios de las fincas.

El acusado localizaba y contactaba a posibles trabajadores en diferentes partes de España, formando cuadrillas con ciudadanos extranjeros en situación irregular. De esta manera, aseguraba su sumisión a las condiciones laborales impuestas debido a su situación de necesidad o vulnerabilidad al no poder acceder a empleos remunerados legales.

Las víctimas llevaban a cabo jornadas "maratonianas" de más de diez horas diarias, incluso trabajando de noche si era necesario. No tenían derecho a descansos ni vacaciones. El acusado tenía dos viviendas arrendadas, una en la calle Hospital Militar de Valladolid y otra en la calle Eras de Íscar, donde alojaba a sus trabajadores en condiciones insalubres y sin luz eléctrica. Hasta cuarenta personas vivían en una de las viviendas, durmiendo en colchones en el suelo.

La Tesorería General de la Seguridad Social de Valladolid y las Inspecciones Provinciales de Trabajo de Valladolid y Ávila habían realizado diversas actuaciones con la empresa unipersonal del acusado. Por eso, en 2021, el acusado creó una nueva Sociedad Limitada bajo otra denominación para intentar evitar la inspección.

El acusado obtenía grandes beneficios al no pagar a sus trabajadores, a quienes solo les entregaba mínimas cantidades de dinero para sobrevivir. En algunos casos, llegó a deber a los trabajadores más de 4.000 euros. Según las investigaciones, la nueva empresa del acusado facturó más de 300.000 euros.

Después de prestar declaración en la comisaría, el acusado fue puesto en libertad bajo cargos. La detención se llevó a cabo como parte de una operación realizada por la Unidad Contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF) de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de la Comisaría Provincial de Valladolid.

Tags

Categoría

Castilla y León