La fiscal responsabiliza únicamente a 'cara sucia' por el asesinato de Borja y solicita 22 años de prisión.

La fiscal responsabiliza únicamente a 'cara sucia' por el asesinato de Borja y solicita 22 años de prisión.

La fiscal en el caso del crimen de Medina del Campo ha realizado modificaciones en sus conclusiones, manteniendo la calificación de asesinato solo para el principal inculpado, José R.L, alias 'el manchas' o 'cara sucia', y retirando los cargos contra su hermano Manuel. Además, ha imputado a Manuel únicamente por lesiones leves. El juicio con jurado, que comenzó el martes pasado en la Audiencia de Valladolid, ha celebrado la prueba pericial forense sobre las causas de la muerte de Borja y el estado mental de Josito y uno de sus hermanos.

La acusadora pública mantiene la imputación contra Josito por asesinato, con una petición de condena más dura, pasando de veinte a veintidós años. Por otro lado, exonera a Manuel de los delitos de asesinato y amenazas, imputándole solamente por lesiones leves, con una multa de 1.080 euros. En cuanto a los otros dos hermanos acusados, Juan Antonio y Agustín, la fiscal los acusa de lesiones, pero aplica una atenuante analógica de anomalía o alteración psíquica a Juan Antonio, reduciendo la petición de multa de 1.080 a 600 euros. Y mantiene la misma solicitud de multa para Agustín.

La acusación particular que representa al hijo de 3 años de la víctima ha modificado sus conclusiones, considerando únicamente a 'cara sucia' autor material del asesinato y a sus tres hermanos como cómplices. Solicita una pena de 25 años de cárcel para el primero y 15 para el resto. Por su parte, la otra acusación particular, que representa a los padres y a una hermana de la víctima, mantiene su calificación y peticiones de penas.

La prueba pericial forense revela que el cadáver presentaba cinco heridas por arma blanca y varias equimosis o moratones, siendo las primeras compatibles con una navaja o cuchillo monocortante de un solo filo. Los forenses destacan que la herida mortal fue una cuchillada a la altura del hemitórax izquierdo, tan violenta que fracturó una costilla. Además, los palos también provocaron golpes en el cuerpo de la víctima.

Los expertos forenses no pueden determinar el orden de las lesiones, pero aseguran que las heridas por arma blanca y los golpes se produjeron casi simultáneamente. También apuntan que los hematomas y equimosis producidos por los palos habrían curado por sí solos en menos de siete días. Sin embargo, los golpes infligidos por los hermanos de 'cara sucia' podrían haber causado un sufrimiento adicional a las heridas previas.

En cuanto al estado mental de los acusados, los forenses indican que José R.L. sufre un trastorno de la personalidad debido a un consumo prolongado de sustancias tóxicas, mientras que su hermano Juan Antonio presenta un cuadro de "inteligencia límite", aunque sabe distinguir entre lo que está bien y mal. Aunque las capacidades volitivas y cognitivas de José podrían haberse visto afectadas si consumió drogas y alcohol el día de los hechos, no se puede verificar esa información.

La próxima semana, las partes involucradas en el juicio presentarán sus informes finales. El caso busca determinar la participación y responsabilidades de los cuatro hermanos en la muerte violenta de Borja P. ocurrida en febrero de 2022.

Tags

Categoría

Castilla y León