La realidad de la pobreza en CyL: mujeres rurales con responsabilidades maternas

La realidad de la pobreza en CyL: mujeres rurales con responsabilidades maternas

Unas 80.000 personas deberían haber salido de la pobreza en 2022 para cumplir con la Agenda 2030. En la Comunidad de Castilla y León, la Red Europea de la Lucha contra la Pobreza y la Exclusión social ha analizado los indicadores de pobreza y exclusión social. Según el informe presentado por el presidente de la organización, Óscar Castro, se ha identificado que las mujeres del ámbito rural con hijos a cargo representan el perfil más frecuente de personas en situación de pobreza.

Castro también ha destacado que Castilla y León necesita que unas 80.000 personas salgan de la pobreza en 2022 para alcanzar los objetivos estipulados en la Agenda 2030. Aunque antes de la pandemia la región cumplía ampliamente con estos objetivos, todavía no se ha logrado recuperar los niveles anteriores a la crisis.

En comparación con el año anterior, se ha observado que 27.000 personas han dejado de estar en riesgo de pobreza en la comunidad. Sin embargo, el 22,1% de la población sigue en esta situación, lo que supone un punto menos que en 2021. Estos datos se basan en la Encuesta de Condiciones de Vida de 2022 publicada por el INE.

A nivel nacional, Castilla y León se sitúa en el noveno puesto de la tabla de la tasa AROPE, encabezada por Extremadura, Canarias y Andalucía. Aunque la tasa de pobreza ha disminuido en la región, sigue siendo mayor que la media nacional, y la tasa de pobreza severa ha aumentado del 6,8% al 7,2%.

Actualmente, hay 421.000 personas en situación de pobreza en Castilla y León, lo que representa el 17,8% de la población. De estas, 170.830 personas se encuentran en situación de pobreza severa, lo que implica que una persona que vive sola tiene que sobrevivir con menos de 530 euros al mes. Además, el informe no ha tenido en cuenta los datos de inflación, por lo que la situación de las familias podría ser aún peor.

El informe también revela que el 34,7% de la población pobre en la región tiene gastos de vivienda superiores al 40% de sus ingresos, y el 33,5% de las pensiones están por debajo del umbral de la pobreza. La tasa de privación material y social severa en Castilla y León afecta al 5% de la población, lo que equivale a 117.000 personas. Esto significa que estas personas no pueden cubrir nueve de los trece factores considerados indispensables, como hacer frente a gastos imprevistos o mantener la vivienda con una temperatura adecuada.

En cuanto a las tasas de riesgo de pobreza, Castilla y León tiene un 17,8%, 2,6 puntos por debajo de la media nacional. Sin embargo, este porcentaje es superior al registrado en 2020, 2019 y 2018. Se estima que sin las acciones de las administraciones estatales, esta tasa podría llegar al 43,8%.

El informe también destaca la desigualdad de ingresos en la región, donde el 20% de la población con mayores ingresos recibe una renta 4,9 veces superior a la del 20% más pobre.

Ante esta situación, los representantes de la Red Europea de Lucha Contra la Pobreza y la Exclusión Social en Castilla y León enfatizan la importancia de reconocer al Tercer Sector como un aliado estratégico para el diseño de políticas sociales. Además, solicitan el desarrollo de servicios sociales más accesibles, la complementariedad entre el Ingreso Mínimo Vital y la renta garantizada de la ciudadanía, políticas activas de empleo, vivienda y educación inclusivas, medidas para superar la brecha digital y la participación de las personas en situación de exclusión en la toma de decisiones. También hacen un llamamiento a la sociedad para que se concientice sobre la pobreza y se refuercen las políticas sociales para garantizar igualdad de oportunidades para todos.

Tags

Categoría

Castilla y León