Crónica Castilla y León.

Crónica Castilla y León.

Largo internamiento psiquiátrico tras agresiones violentas a compañero de piso y taxista

Largo internamiento psiquiátrico tras agresiones violentas a compañero de piso y taxista

En abril de 2022, Jorge V.S, un joven en Valladolid, atacó a su compañero de piso y a un taxista al morderles en la oreja debido a un episodio psicótico agravado por el consumo de drogas. Como resultado, se ha decidido que Jorge V.S. siga un tratamiento psiquiátrico interno durante dos años y medio.

En un principio, el fiscal del caso pedía que el tratamiento fuera ambulatorio durante tres años, pero tras la recomendación de una médico forense en una breve audiencia, se acordó que el tratamiento se llevara a cabo en un centro cerrado con especialistas.

La Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia de Valladolid ha absuelto a Jorge V.S, aplicándole la eximente completa de enajenación mental. Sin embargo, como medida de seguridad, se le ha impuesto seguir un tratamiento interno durante dos años y medio en un centro adecuado para su enfermedad. Existe la posibilidad de que, según los informes médicos que se realicen cada seis meses, se le permita pasar al régimen ambulatorio.

En cuanto a la responsabilidad civil, una de las víctimas, compañero de piso, recibirá una indemnización de 630 euros, mientras que el taxista recibirá 1.996 euros por las lesiones y otros 12.500 euros por las secuelas. Además, el Servicio de Salud de Castilla y León (Sacyl) recibirá 101 euros por los gastos de asistencia. Jorge V.S. no se ha opuesto a pagar estas cantidades una vez recupere su libertad.

Actualmente, Jorge V.S. está recibiendo tratamiento en un centro psiquiátrico dependiente de la Diputación de Albacete. Desde allí, ha ratificado el acuerdo alcanzado mediante una videoconferencia. El acusado ha comentado: "Ahora no puedo pagar porque al estar ingresado no estoy trabajando. No me acuerdo de los hechos, aunque me dicen que estoy aquí porque mordí a dos personas en la oreja".

Uno de los lesionados, el taxista cuyo vehículo cogió el agresor tras el ataque al compañero de piso, ha explicado en los pasillos de la Audiencia Provincial que desde un principio notó que había algo mal en el cliente. Según sus palabras, el acusado "iba detrás como un leopardo, notaba su aliento en la nuca y en un momento dado me dio un mordisco en la oreja. Noté el crujido del cartílago al partirse". Como secuela, el taxista ha perdido parcialmente una parte de su pabellón auditivo derecho.

Los hechos tuvieron lugar el 20 de abril de 2022. La Policía Nacional fue llamada a una vivienda en Valladolid debido a que los vecinos escucharon fuertes voces y vieron a un individuo semidesnudo y gritando salir del lugar. Al llegar, los agentes encontraron manchas de sangre en el portal y en el ascensor del edificio. El compañero de piso del agresor les explicó que este había entrado en su habitación, agarrado un cuchillo de cocina y comenzado a autolesionarse. El testigo intentó evitar que se hiciera daño, momento en el que el acusado le mordió en la oreja izquierda y en la parte superior del hombro. Después, el agresor abandonó la vivienda semidesnudo.

Más tarde, el agresor se dirigió a una parada de taxis y se subió a uno de ellos, instando al taxista a conducir rápidamente al hospital. Cuando llegaron a la Plaza de Poniente, el acusado intentó agarrar al taxista por el cuello y le mordió en la oreja derecha. Finalmente, el taxista logró detener el vehículo y escapar corriendo. El mordisco fue tan grave que le causó la pérdida de una parte importante de su pabellón auricular.

Más tarde, la Policía Municipal encontró al agresor en la Plaza del Poniente en un estado de descontrol y, al coincidir su descripción física con la proporcionada por su compañero de piso, se contactó con los servicios médicos, quienes lo llevaron al hospital.

En el momento de los hechos, el acusado sufría un trastorno por consumo de drogas (cocaína, cannabis y alcohol) de varios años de evolución, así como un trastorno de personalidad con rasgos límite. Además, presentaba un cuadro de psicosis aguda que anulaba su capacidad intelectual y volitiva, lo que le convierte en inimputable desde el punto de vista penal.