Crónica Castilla y León.

Crónica Castilla y León.

Padre detenido en Burgos por agresión al pediatra de su hijo.

Padre detenido en Burgos por agresión al pediatra de su hijo.

En Burgos, el pasado jueves 25 de abril, agentes de la Policía Nacional detuvieron a un hombre que supuestamente agredió al médico que había atendido a su hijo unas horas antes.

Alrededor de las 20.30 horas de ese día, el padre del niño menor de edad llegó a urgencias y, sin mediar palabra, ingresó al área de pediatría para empezar a golpear violentamente al doctor que había atendido a su hijo, según informa la Comisaría Provincial en un comunicado dirigido a Europa Press.

Varios profesionales de la salud que presenciaron la agresión, así como un Guardia Civil fuera de servicio, alertaron inmediatamente a la Policía Nacional y lograron calmar al agresor. La violenta acción causó al médico una fractura nasal que requirió intervención quirúrgica, además de diversas contusiones faciales.

Las autoridades policiales encontraron al médico sangrando y con moretones visibles en la cara, así como rastros de sangre en el suelo y en el escritorio de la consulta. Tras escuchar al doctor y a los testigos, procedieron a la detención inmediata del agresor, quien ahora enfrenta cargos por lesiones y atentado, según la información proporcionada.

Antes de la agresión, el detenido había acudido con su esposa e hijo al servicio de pediatría, donde se atendió al menor por un problema de salud. De hecho, previamente había solicitado la presencia policial porque no estaba satisfecho con la atención recibida y planeaba presentar una denuncia.

En cuanto a eventos similares, el 19 de abril se reportó un incidente de intimidación a profesionales de la salud en una consulta pediátrica de un centro de salud en la Avenida Castilla y León.

En este caso, unos padres que llegaron tarde con su hijo se adentraron agresivamente en la consulta de la pediatra exigiendo atención inmediata y rehusando abandonarla a pesar de las indicaciones de la profesional.

La Policía acudió al lugar para expulsar a los individuos y permitir que la pediatra continuara con su trabajo. Asimismo, en enero pasado, en un centro de salud en Miranda de Ebro, un padre de un bebé amenazó tanto a los pediatras como a una enfermera presente, oponiéndose al alta médica de su hijo.

Amenazó de muerte a los profesionales de la salud, lanzando insultos racistas a la enfermera. Los profesionales afectados denunciaron los hechos a la Comisaría Local de Miranda, que elevó un informe policial a la Autoridad Judicial correspondiente.