Crónica Castilla y León.

Crónica Castilla y León.

Paquete interceptado en Correos de Almazán con cabezas de corzo cazadas ilegalmente

Paquete interceptado en Correos de Almazán con cabezas de corzo cazadas ilegalmente

En una operación que ha sido denominada como Wilderer, la Guardia Civil de Soria ha logrado investigar penalmente a dos individuos después de interceptar un paquete en las oficinas de Correos de Almazán que contenía ocho cabezas de corzo cazadas ilegalmente.

Los sospechosos, de 38 y 36 años respectivamente y residentes en Huelva, están siendo investigados por un presunto delito relacionado con la protección de la flora y la fauna, específicamente por caza furtiva, según indicaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Soria.

La investigación se inició cuando agentes del SEPRONA en Soria y Almazán recibieron información acerca de un paquete sospechoso en la oficina de Correos de Almazán que podría contener cabezas de corzo cazadas ilegalmente.

Tras una exhaustiva investigación, se pudo confirmar que el paquete efectivamente contenía cabezas de corzo frescas, lo que apunta a que fueron cazadas recientemente.

Continuando con la investigación, se logró identificar a los individuos que habían enviado y recibido el paquete, quienes se encontraban de visita en una pequeña localidad de Soria, presumiblemente para llevar a cabo la caza furtiva.

En colaboración con guardias particulares de cotos de caza locales, se llevaron a cabo batidas en la zona con el objetivo de localizar los cadáveres de corzo abatidos ilegalmente.

La Guardia Civil de Soria sigue con la operación en curso y no se descarta la participación de más personas en estos hechos delictivos.

Con los avances obtenidos en la investigación, se han iniciado las diligencias penales correspondientes que han sido remitidas al Juzgado de Instrucción de Almazán y a la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Soria.

Las cabezas de corzo incautadas se encuentran bajo custodia del SEPRONA, disponibles para la autoridad judicial, y los hechos también han sido reportados a las autoridades ambientales de Castilla y León por posibles infracciones administrativas relacionadas con la caza.

La Guardia Civil de Soria ha expresado su agradecimiento a los miembros del Guarderío y a los agentes medioambientales de Almazán por su excelente colaboración en el esclarecimiento de estos hechos.