Crónica Castilla y León.

Crónica Castilla y León.

TSJ no permite recurso contra absolución de bodeguero acusado de explotar a su madre

TSJ no permite recurso contra absolución de bodeguero acusado de explotar a su madre

VALLADOLID, 12 Ene.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha decidido inadmitir el recurso contra la absolución del empresario bodeguero Ricardo U.R, quien había sido juzgado por apropiarse de cerca de 250.000 euros de la mercantil 'Társila Fernández Gayo'. El tribunal ha tomado esta decisión sin analizar el fondo del caso y rechazando el recurso presentado por los hermanos del acusado, quienes habían sido retirados como acusadores particulares por la Audiencia de Valladolid.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León argumenta que, para cuestionar la absolución dictada por la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia de Valladolid, los hermanos del acusado debían haber recurrido previamente su exclusión como acusación particular. Además, a pesar de la adhesión del Ministerio Fiscal a su recurso solicitando la revocación de la absolución, el TSJ ha inadmitido el escrito ya que no impugnaron la decisión de la Audiencia Provincial de convertirles en actores civiles.

La absolución del acusado contrasta con la petición de condena tanto del fiscal como de la parte civil, representada por los hermanos del acusado. Mientras que la acusación pública pedía seis años de prisión y responsabilidad civil, los familiares del bodeguero solicitaban la indemnización por la cantidad de dinero supuestamente apropiada.

La absolución considera que el acusado utilizó los fondos para complementar salarios de los trabajadores, con el consentimiento de Társila. Durante el juicio, el empresario defendió su inocencia y argumentó que las operaciones realizadas con los fondos de la empresa no fueron en beneficio propio, sino para pagar gastos de su madre y las nóminas de los trabajadores.

El fiscal del caso basó su solicitud de condena en las periciales de dos médicos y un forense, quienes emitieron informes sobre la capacidad mental de Társila y coincidieron en que las operaciones investigadas fueron realizadas por su hijo cuando ella ya no era capaz.

En la declaración exculpatoria del empresario, se argumentó que su madre tenía plena autonomía hasta los 88 años y que tomaban decisiones conjuntas como administradores de la empresa. Sin embargo, a partir de caídas sufridas en 2017 y 2018, Társila comenzó a presentar problemas de movilidad y deterioro cognitivo.

El notario presente en la constitución de la empresa en 2016 afirmó que la idea de Társila era que su hijo liderara la explotación familiar y que la empresa se mantuviera unida. Además, se explicó que los otros dos hijos de Társila tenían derecho preferente a cobrar dividendos como parte de un acuerdo.

Otros testigos, incluyendo los hijos del acusado, afirmaron que Társila mantuvo sus capacidades hasta 2018, pero comenzó a tener problemas cognitivos después de las caídas. Un representante de una empresa trató con Társila y destacó su capacidad de memoria en 2016.